¿Que significa marketing ético?

¿Que significa marketing ético?

El papel de marketing ético en la sociedad

El marketing ético contribuye a que aparezcan en el mercado cada vez mejores productos y servicios que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas.

Por eso, esta tecnología de gestión se apoya en la investigación de mercado cuantitativa y cualitativa, evaluación del negocio, segmentación y diseño del producto o servicio.

Como toda especialidad, tiene que sustentarse en principios morales y éticos a fin de no incurrir en practicas contrarias a la dignidad de la persona humana.

De ahí la importancia de darle importancia a la investigación cualitativa, dado que ésta permite conocer las motivaciones y la relación psico-afectiva del cliente con las marcas.

El aporte de la investigación de mercado

La investigación de mercado, debería estar orientada a satisfacer necesidades reales de la persona, puede evitar que se presenten productos y servicios inútiles o perjudiciales para el ser humano, que lo pueden introducir en una carrera en la que parece que nunca llegan a estar satisfechas sus necesidades materiales, lo que lo lleva a postergar las necesidades afectivas y espirituales.

La relación con los clientes será más perdurable, cuanto mejor se sientan atendidos y perciban que las empresas se ocupan por su bienestar.

El buen servicio al cliente comienza desde el proceso mismo de detección de necesidades. Esta cuidadosa investigación es en si misma un servicio que se preocupa por saber que es lo que quiere el cliente.

Preocuparse por el cliente es la mejor forma de tener una buena participación en el mercado y como consecuencia buenas ganancias.

Aspectos para reflexionar y mejorar del Marketing

Una estrategia de marketing puede tener una gran influencia en cada persona, por eso cada acción de marketing tendría que basarse en el respeto del ser humano, lo cual implica, considerar la moral, la cultura y las necesidades espirituales de la persona.

Por lo tanto, el marketing no debería ser un mero instrumento para promover el consumismo, sino la satisfacción de necesidades reales de cada persona, ofreciendo soluciones para esas necesidades y no el consumo desenfrenado donde nunca la persona queda satisfecha y donde tener pasa a ser más importante que ser.

Los peligros del marketing de manipulación

Marketing de manipulación

El maestro Jean-Jacques Lambin definía al marketing de manipulación, como marketing salvaje, donde solamente importa vender, lo que puede llevar al desarrollo de un marketing mix agresivo, que ejerce presión en las decisiones de los clientes y clientas.

Son ejemplos del marketing de manipulación, la oferta de productos defectuosos o peligrosos en su uso, la exageración del contenido aparente del producto, el uso de practicas fraudulentas en materia de precios y de política de descuentos, utilizar en forma abusiva a los métodos promocionales que explotan la impulsividad de los comportamientos de compra y la exageración por la publicidad de los atributos de un producto y de la promesa que representa, la venta forzada o la venta bajo presión.

Jean-Jacques Lambin también ha advertido, que recurrir con demasiado entusiasmo a la publicidad y a la venta puede desembocar de alguna manera en un Marketing de manipulación o una Marketing salvaje, cuyo objetivo es someter la demanda a las exigencias de la oferta, en vez de adoptar la oferta a las expectativas de la demanda.

Por lo tanto, el marketing no tendría que ser un instrumento incitar a la gente a una continua adquisición de bienes, que desvían al hombre de la satisfacción de necesidades más elevadas hasta el punto de dejarlo vacío.

Estrategias de marketing y persona humana

Como bien señala Lambin, las empresas tienen intereses que las obligan a adoptar un comportamiento ético, pues de lo contrario le puede ocasionar costos personales, organizativos y externos muy altos.

Esos costos son los siguientes:
• Costos personales: Cuando un directivo de una empresa admite públicamente que ha violado las reglas éticas se lo sanciona, aun cuando la empresa lo haya presionado para que él adopte ese temperamento, algo que la empresa nunca reconocerá.
• Costos organizativos: Si una empresa admite un comportamiento falto de ética perderá amplios segmentos del mercado y perderá credibilidad.
• Costos externos: Se trata de costos de polución, gastos excesivos, etcétera provocados por comportamientos sin ética, que generalmente deben ser soportados por el Estado.

Las estrategias de marketing deberían realizarse con responsabilidad social y  una visión integral de la persona humana y no apuntar solamente a sus instintos y a sus emociones, sino que debe ayudar a cada persona a tomar decisiones racionales de compra en forma libre y consciente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: