Categorías
Santos

San Pío de Pietrelcina

Reza, espera y no te preocupes.

Esto decía el Padre Pìo sobre la oración. El fraile capuchino que nació en Pietrelcina, bajo el nombre de Francesco Forgione.

Cuando se consagró a la vida religiosa y recibió el hábito de la Orden de los Capuchinos, adoptó el nombre de Fray Pío de Pietrelcina en honor a San Pío V.

Fue un sacerdote que durante el sacramento de la reconciliación era capaz de leer las conciencias, tambíen por medio de la oración podría conseguir curas milagrosas, tenía el don de la bilocación y de las profecías y también, recibió los Estigmas.

Solo soy un humilde fraile que ora.

San Pío de Pietrelcina fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1910 y en 1916 fue enviado al convento de San Giovanni Rotondo.

El padre Pío fue un fraile consagrado intensamente a la oración, que experimentaba en todo su ser el hambre y la sed de Cristo.

Por eso, vivía con una profunda devoción la celebración de cada Misa, al punto de decir “El mundo puede subsistir sin el sol, pero nunca sin la Misa”.

Reflexión sobre la oración de San Pío de Pietrelcina

“Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración… La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón” San Pío de Pietrelcina

Los estigmas.

Entre los muchos dones que tenía el padre Pío, estaban los estigmas que recibió, lo cual le dio gran popularidad pero también provocó que fuera investigado por la Santa Sede.

El Padre Pío fue el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia y si bien San Francisco Asís los había tenido, cabe recordar que no fue sacerdote.

Los estigmas estuvieron visibles durante 50 años y  se trataba de heridas profundas en el centro de las manos, de los pies y el costado izquierdo.

Fue examinado por el Dr. Luigi Romanelli quien dijo ““los estigmas del Padre Pío tenían un origen que los conocimientos científicos estaban muy lejos de explicar. La razón de su existencia está mas allá de la ciencia humana”.

A poco de morir, los estigmas cicatrizaron y al quitarle los guantes casi no le quedaban marcas de estos.

El padre Pío falleció a los 81 años el 23 de septiembre de 1968. Fue canonizado por el papa San Juan Pablo II el 16 de junio de 2002.

Su Festividad.

La fiesta de San Pío de Pietrelcina se celebra cada 23 de septiembre.

Coronilla al Sagrado Corazón de Jesús que rezaba el Padre Pío.

Esta oración era rezada por el santo, por quienes se enconmendaban a sus oraciones.

1.- ¡Oh Jesús mío! Tú que dijiste “En verdad os digo: pedid y obtendréis, buscad y encontraréis, golpead y se os abrirá”, he aquí que yo golpeo, yo busco, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

2.- ¡Oh Jesús mío!Tú que dijiste “En verdad os digo: cualquier cosa que pidáis a Mi Padre, en Mi Nombre, Él  os lo concederá”, he aquí que a Tu Padre, en Tu Nombre, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

3.- ¡Oh Jesús mío! Tú que dijiste “En verdad os digo: pasarán el cielo y la tierra pero mis palabras no morirán“, he aquí que apoyado en la infabilidad de Tus santas palabras, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, a quien es imposible no tener compasión de los infelices, ten piedad de nosotros miserables pecadores y concédenos las gracia que te pedimos por medio del Inmaculado Corazón de María, tuya y nuestra tierna Madre.
San José, padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros.
Finalizar con el Rezo de la Salve.

Categorías
Santas

Santa Faustina Kowalska

Servidora de la Divina Misericordia.

Su nombre era Helena Kowalska pero al ingresar el convento adoptó el nombre de María Faustina del Santísimo Sacramento.

Faustina ingresó en 1925 a la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericorcia, despues de muchos llamados de Jesús.

Escribió sobre sus experiencias místicas en un diario espiritual, a pedido de su confesor.

Las apariciones de Jesús.

En 1931 comenzaron las apariciones de Jesús. El Señor le pidió a Santa Faustina le pidió que pintara un cuadro con la imagen suya.

Además, la imagen debía tener la leyenda “Jesús, en vos confío” y la imagen debía ser solemnemente bendecida el primer domingo después de Pascua.

La Devoción de la Divina Misericordia.

En su diario describió la Devoción a la Divina Misericordia, que surge de las conversaciones que la santa mantenía con Jesús.

A la misericordia se obtiene con confianza en Jesús, ya que esa es su principal prerrogativa, por ser la última tabla de salvación.

La Fiesta de la Misericordia.

Esta fiesta se celebra el domingo siguiente al de Pascua y fue instituida por San Juan Pablo II.

Jesús prometió a Santa Faustina que el perdón total de los pecados que  y penas a quien ese día se confiese y comulgue.

La Coronilla a la Divina Misericordia.

Santa Faustina escribió en su diario que Jesús le dijo que derramará un enorme caudal de gracias sobre las almas que recen la coronilla.

El Señor le dijo a Santa Faustina, que esta oración es para aplcar su ira.

Se debe rezar durante 9 días, con un rosario común.

Además, Jesús le dijo a la santa: “A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en vida y especialmente a la hora de la muerte”.

La coronilla se reza de esta forma:

La Coronilla a la Divina Misericordia se reza con un rosario común.   Se comienza haciendo la señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Oración al principio (opcional): “Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y derrámate sobre nosotros”.
“Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío”.
En las cuentas grandes del Padre Nuestro antes de cada decena: “Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero” .
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena: “Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.
Después de las cinco decenas, repita tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.
Oración final (opcional): “Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentamos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Misma”.

Finalizar repitiendo tres veces: “Jesús en Vos Confío”.

La Hora de la Misericordia.

Jesús también le enseñó esta devoción a Faustina, donde lo ne indicó la realización de propone una oración concreta para las 3 de la tarde.

Se puede rezar el Via Crucis, hacer una visita al Santísimo Sacramento, y si el tiempo no lo permite debido a las obligaciones, por lo menos, durante un breve momento, allí donde estemos, hay que tratar de unirse al Señor en el momento de la agonía en la Cruz.

Lo que se debe hacer es meditar el misterio de la Pasión de Cristo.

Se pueden rezar estas oraciones breves a las tres de la tarde:

1.- “Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío”.

2.- ” Expiraste Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta tu última gota de sangre”.

Requisitos que se deben cumplir en esta devoción:

1.- Debe tener lugar a las tres de la tarde (cuando el reloj marca la hora exacta).

2.- Debe dirigirse directamente a Jesús.

3.- En nuestras súplicas y peticiones, hay que referirse a los méritos y al valor de su dolorosa Pasión.

Jaculatoria.

Jesús le pidió a Faustina que escribiera en su diario esta jaculatoria y le pidió que la rezara con frecuencia:

“Oh Sangre y Agua, que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, yo confío en Vos”.

Los últimos días de la santa.

Santa Faustina padeció muchos dolores en los últimos años de su vida. Falleció a los 33 años el 5 de octubre de 1938, fecha en que se celebra su festividad.

Fue canonizada por San Juan Pablo II, el 30 de abril del año 2000.

ORACIÓN A SANTA FAUSTINA

¡Oh Santa Faustina! Me encomiento a tu santa interseción

ayúdame a entregarme confiadamente a la Divina Miserircordia,

y también a difundir esta devoción,

para la conversión de los pecadores.

Amén

Diario de Santa María Faustina

Categorías
Devociones Marianas

Nuestra Señora de Fátima

La mujer de blanco más brillante que el sol.

Durante 1917 en Portugal, tres niños pastorcitos vieron sobre un árbol a una señora de blanco, más brillante que el sol.

Esa mujer era la Virgen María, que les pidió que volvieran al lugar, el mismo día y a la misma hora durante cinco meses consecutivos.

Además, les pido que rezaran el santo rosario.

Los niños se llamaban Lucía, Jacinta y Francisco.

Cuando se volvieron a encontrar con la Virgen, la Madre de Dios les anunció la muerte de Francisco y de Jacinta.

Francisco falleció en 1919 y al año siguiente murió Jacinta. Ambos fueron canonizados por el Papa Francisco en 2017. Su festividad es el 20 de febrero.

Durante las visiones, los niños decían que la Virgen pedía la conversión, oración y penitencia. Otros mensajes anunciaban guerras.

El Milagro del Sol

El 13 de octubre de 1917, se produjo el milagro del sol, que consistió en una serie de movimiento bruscos del astro, nunca vistos y contrarios a toda ley cósmica. El fenómeno fue visto por 70.000 personas.

Los tres secretos

La Virgen en los encuentros con los niños, les reveló tres secretos:

1.- La visión del infierno.

2.- La Virgen dio instrucciones de cómo salvar las almas del Infierno y reconvertir el mundo a la cristiandad.

3.- El que más demoró en revelarse. Una visión donde aparece el Santo Padre atravesando una ciudad media en ruinas, que luego es asesinado.

Lo importante de la apariciones

El pedido de la Virgen del rezo del Santo Rosario para la conversión de los pecadores y del mundo entero.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE FÁTIMA

¡Oh dulce Virgen de Fátima! que nos pediste en tus apariciones,

conversión y oración,

te ruego que me ayudes a ser mejor cada día,

hazme abrazar con devoción y fidelidad al Santo Rosario,

y dame un corazón penitente

dispuesto a ofrecerle al Señor cada uno de mis sacrificios.

A ti me encomiendo Madre mía.

Amén

Figura de la Virgen de Fátima

Categorías
Santas

Santa María Goretti

Pequeña y dulce mártir de la pureza.

El Papa Pío XII, al canonizarla, definió a Santa María Goretti, como la pequeña y dulce mártir de la pureza.

Esta santa dio su vida en defensa de su castidad. Era la tercera de  siete hermanos.

María nació en el seno de una familia, que la educó en la fe y en las virtudes católicas.

María tenía el firme propósito de defender su castidad y prefería morir antes que cometer actos impuros.

El martirio

En la misma finca donde vivía la querida santa, vivía un joven de 20 años de nombre Alessandro Serenelli, que tenía una gran atracción hacia ella.

El muchacho le propuestas indecentes que provocaban el rechazo de la joven, que mantenía su decisión de conservar su pureza.

Alessandro al sentirse rechazado por María, un día la sorprendió en su casa e intentó violarla.

Pero la santa se resistió con determinación, lo que provocó que Alessandro la apuñalara 11 veces.

A pesar de esto, la joven María no falleció en ese instante e inclusive intentó arrastrarse hacia la puerta, lo que Alessandro le diera tres puñaladas más

Su padre la encontró en la casa casi muerta y la trasladaron de urgencia al hospital.

Finalmente, María falleció al día siguiente, el 6 de julio de 1902.

La conversión de su agresor

Alessandro recibió por el homicidio una condena de 30 años de prisión.

Durante el cumplimiento de la condena se convirtió al catolicismo y al salir de la cárcel le pidió perdón a la madre de María, quien le concedió el perdón.

Alessando pasó el resto de su vida trabajando en un convento de frailes capuchinos.

Además, participó como testigo en el proceso de beatificación de la santa.

La festividad de Santa María Goretti es el 6 de julio.

ORACIÓN A SANTA MARÍA GORETTI

¡Querida Santa María Goretti! Te ruego que me ayudes.

Quiero cultivar la virtud de la pureza

y nadie mejor que tu,

para sosterme firme en ese propósito.

Me encomiendo a tu santa interseción

para que me obtengas las gracias necesarias

para que no traicione a Nuestro Señor Jesucristo

y conserve mi castidad.

Amén.

Collar de Santa María Goretti

 

 

Categorías
Santas

Santa Gemma Galgani

Modelo de Pureza.

Santa Gemma fue una joven muy piadosa, que rezaba cada día, tres Avemarías a la Virgen María.

Además de ser muy devota de la Sagrada Eucaristía, fue catequista y concurría a ver a los enfermos para catequizarlos.

La joven hizo votos religiosos aunque nunca pudo ingresar al convento por los problemas de salud que padecía.

Su luchas contra el demonio

Santa Gemma varias veces fue hostigada por el demonio y la santa ofrecía esos tormentos por la conversión de los pecadores.

La santa sufrió posesiones demoníacas, que terminaron cuando un sacerdote conocido, le regaló una reliquia de la Santa Cruz.

Pero no todos fueron tormentos para Gemma, el Señor le concedió el don de los estigmas y tenía momentos de éxtasis.

Pero por esto, la gente pensaba que estaba loca y se burlaba de ella.

Las visitas de San Gabriel de la Dolorosa

Una vez a Santa Gemma le prestaron para que leyera un libro con la historia de San Gabriel dela Dolorosa.

La santa quedó tan fascinada con la historia de este gran santo pasionista, que le costó devolver el libro.

La misma noche en que devolvió el libro de San Gabriel, se le apareció un joven vestido de blanco, que luego se quitó la túnica dejando al descubierto el hábito pasionista.

Ese joven resultó ser San Gabriel de la Dolorosa, que le dijo a Santa Gemma: “Ya ves qué agradable ha sido tu sacrificio. He venido yo mismo a verte. Procura ser buena y volveré.”

En otra oportunidad, se le apareció para le decirle que hiciese los votos religiosos pero que no agregara nada más.

La santa con curiosidad le preguntó: “¿Y por qué?”.

El santo la miró y sonriéndole, le colocó el escudo pasionista diciéndole: “Hermana mía”. Y luego desapareció.

La conversión de un sacerdote

En su último tiempo de vida, Santa Gemma padeció una enfermedad que le hacía padecer muchos dolores. La santa los ofreció por la conversión de un sacerdote que llevaba una vida desordenada.

El sacerdote se convirtió dos días antes de que Gemma falleciera.

La joven murió el 11 de abril de 1903, que era Sábado Santo.

En esa misma fecha se celebra su festividad.

ORACIÓN A SANTA GEMMA

¡Oh dulce Santa Gemma!

Que transitaste por este valle de lágrimas.

sufriendo muchos infortunios,

te ruego que intercedas por mí,

para que el Señor me conceda,

que cuando me toque sufrir alguna enfermedad,

la sepa aceptar como un bien para fortalecer mi alma,

y también sepa implorar por tu piadosa oración,

para mi pronta recuperación

de las dolencias que me toque padecer.

Amén.

ORACIÓN DE SANTA GEMA

Aquí me tenéis postrada a vuestros pies santísimos, mi querido Jesús, para manifestaros en cada instante mi reconocimiento y gratitud por tantos y tan continuos favores como me habéis otorgado y que todavía queréis concederme. Cuantas veces os he invocado, ¡oh Jesús! me habéis dejado siempre satisfecha; he recurrido a menudo a Vos, y siempre me habéis consolado. ¿Cómo podré expresaros mis sentimientos, amado Jesús? Os doy gracias…; pero otra gracia quiero de Vos, ¡oh Dios mío!, si es de vuestro agrado… (aquí se manifiesta la gracia que se desea conseguir). Si no fuerais todopoderoso no os haría esta súplica. ¡Oh Jesús!, tened piedad de mí. Hágase en todo vuestra santísima voluntad.

Medalla Santa Gema

Categorías
Santas

Santa Teresa de Calcuta

La Gran Hermana de la Caridad.

Originalmente se llamó Agnes Gonxha Bojaxhiu pero al incorporarte a las Hermanas de Loreto, recibió el nombre de Hermana María Teresa, por Santa Teresita de Lisieux.

La Hermana Teresa fue destinada a Calcuta, a donde llegó en el año 1929 y se dedicó a enseñar en la escuela de Santa Teresa.

La novicia hizo sus votos de pobreza, castidad y obediencia como monja en 1931. Posteriormente fue trasladada al Colegio Santa Marías, para niñas.

La llamada dentro de la llamada

Años más tarde, la monja se sintió llamada a ayudar a los muy pobres y enfermos.

En 1950, con la autorización de la Santa Sede, funda su congregación llamada Misioneras de la Caridad.

También fundó la rama masculina, con el nombre los Hermanos Misioneros de la Caridad en 1963, en en 1976 la rama contemplativade las Hermanas, en 1979 los Hermanos Contemplativos y finalmente en 1984, los Padres Misioneros de la Caridad.

Santa Teresa se formó como enfermera durante tres meses con las Hermanas Misioneras de Norteamérica.

En 1952 inauguró en Calcuta, el primer horar para moribundos en la ciudad de Calcuta.

Su inmensa obra continuó con la apertura del Hogar del Niño del Inmaculado Corazón en 1955, para atender a los huérfanos y los jóvenes sin hogar.

En 1997 debido a su débil estado de salud, renunció como jefa de las Hermanas Misioneras de la Caridad.

La Madre Teresa falleció en Calcuta el 5 de septiembre de 1997

En esa misma fecha, se celebra su festividad.

ORACIÓN A SANTA TERESA DE CALCUTA

Amada Madre Teresa, que amaste intensamente a Jesús,

en cada uno de los pobres y enfermos que atendiste,

te ruego que intercedas por mí

para que el Señor me alcance las gracias necesarias

para ver en cada pobre, para ver en cada enfermo

al Jesús sufriente que clama por nuestro amor y nuestro servicio.

Amén

SANTA TERESA DE CALCUTA: La madre de los pobres

Categorías
Santos

San Juan Pablo II

El Papa que llegó desde Polonia.

Karol Józef Wojtyła nació en la ciudad de Wadowice, Polonia el 18 de mayo de 1920.

Se ordenó sacerdote el 1 de noviembre de 1946 y el 28 de septiembre de 1958, recibió la ordenación episcopal.

En 1964 fue nombrado Arzobispo de Cracovia, cargo en el que permaneció hasta que fue elegido Papa en 1978 y en 1967 fue nombrado Cardenal por el entonces Papa, Paulo VI.

Su Pontificado

Karol Wojtyła fue elegido Papa, el 16 de octubre de 1978, dando inicio al tercer pontificado más largo de la Iglesia Católica.

Sucedió a Juan Pablo I cuyo pontificado, solamente duró poco más de un mes, a causa de su repentina muerte.

El Papa San Juan Pablo II, sufrió dos atentados. El primero fue en en el año 1981, mientras recorría la Plaza San Pedro saludando a los fieles católicos.

El agresor fue Mehmet Ali Ağca, quien le disparó y le provocó heridas  en la mano, brazo y abdomen. Luego de recuperarse perdonó el Papa lo perdonó.

El segundo atentado tuvo lugar en Fátima, Portugal en el año 1982, donde un sacerdote ultra conservador intentó asesinarlo pero fue detenido a tiempo.

Durante su pontificado publicó catorce encíclicas, entre las cuales se destacan: Laborem Exercens, Centesimus Annus y Sollicitudo Rei Socialis.

Además su pontificado se caracterizó por el diálogo ecuménico con las demás religiones.

El lema de su pontificado fue Totus Tuus (Todo Tuyo), que estaba dirigido a la Virgen María.

El Papa peregrino

San Juan Pablo II realizó 104 viajes apostólicos fuera de Italia, visitando más de 129 paises, por eso se lo llamó el Papa peregrino.

Su festividad se celebra cada 22 de octubre, en conmemoración a la fecha de inicio de su pontificado: el 22 de octubre de 1978.

ORACIÓN A SAN JUAN PABLO II

Oh! San Juan Pablo II a ti te ruego que intercedas ante Dios

por todos los jóvenes que no miran a Cristo,

para que el Espíritu Santo los ilumine

y encuentren el camino del fiel seguimiento de Cristo.

Amén

Cuadro de San Juan Pablo II