Categorías
Santos

San Martín de Porres

El Santo Patrono de la Justicia Social

San Martín de Porres es un modelo de humildad y misericordia al prójimo, que dedicó su vida a ayudar a los más necesitados.

El fraile dominico tenía una gran sensibilidad en su corazón, lo que lo llevaba a estar siempre dispuesto a ayudar a los enfermos y a los pobres, y también a los animales.

Martín hizo comer de un plato a un perro, a un ratón y a un gato, que eran acogidos en la casa de su hermana.

El fraile dominico servidor del prójimo

Martín de Porres ingresó a la orden de los dominicos, como hermano lego y su vida religiosa fue un ejemplo de servicio al prójimo.

Además, se destacó como predicador enseñando la doctrina católica.

El santo era vegetariano y dormía pocas horas al día. Lo iban a visitar personas de distintas clases sociales en busca de ayuda, ya que por su espíritu tan solidario nunca negaba su ayuda.

Sus últimos días

Cuando San Martín Porres enfermó, anunció que pronto moriría y cuando se encontraba en su último instante, pidió a los frailes que rezaran el credo. Mientras lo hacían, el santo partió a la Casa del Padre.

Festividad

Se celebra cada 3 de noviembre.

ORACIÓN A SAN MARTÍN DE PORRES

Acudo a tí amado San Martín de Porres.

Quiero sentir tu poderosa intercesión, porque tengo una necesidad que me aflige. Tú, que viviste sólo para Dios y para tus hermanos, que siembre fuiste tan solidario y ayudaste a tantos necesitados, escuchame por favor.

Confío en tu poderosas plegarias para que, intercediendo ante el Dios de bondad, me sean perdonados mis pecados y me vea libre de mal que ahora me aqueja.

Alcánzame tu espíritu de caridad y servicio para que amorosamente te sirva entregado a mis hermanos y a hacer el bien.

Padre Bueno que estás en los cielos, por los méritos de tu fiel hijo San Martín de Porres, ayúdame a resolver mi problema, que tanto me agobia.

Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén.

Categorías
Santos

San Francisco Javier

Patrono de los Misioneros.

Su nombre completo era Francisco Jasso Azpilicueta Atondo y Aznárez, señor del Castillo de Javier, Navarra.

Francisco Javier fue un religioso jesuita, que logró muchas conversiones que logró en el lejano oriente.

Su conversión

El apóstol de las Indias conoció en la universidad a San Ignacio y al escucharlo decidió realizar los ejercicios espirituales.

Esta experiencia fue decisiva para su conversión y produjo su ingreso a los jesuitas en 1534.

Un misionero incansable

Su primer destino misionero fue Mozambique, donde ayudó en el hospital y luego partió hacia las Indias.

El santo realizó numerosos viajes hacia las Indias, donde se dedicó: a realizar un intenso trabajo de catequesis, celebrar la santa Misa con los leprosos y enseñar a los esclavos.

También trabajó en la adaptación de las las enseñanzas evangélicas a la música popular.

El celo misionero de San Francisco Javier lo llevó a misionar a China.

En agosto de 1552 llegó a la isla de Shangchuan, China para iniciar su labor misionera y desde allí ir a Japón.

Pero Francisco Javier cae enfermo y partió a la Casa del Padre pronunciando el nombre de Jesús, el 3 de diciembre.

Su festividad

Se celebra cada 3 de diciembre.

Oración a San Francisco Javier por las causas perdidas

¡Oh, gran San Francisco Javier!, bienaventurado y glorioso,
predicador incansable
y prodigioso misionero
que al servicio de Dios Padre
recorriste el mundo entero:
junto a ti adoro la Divina Majestad,
me alegro especialmente por las gracias
que te entregó en vida
y por la gloria que te concedió después de la muerte,
le doy gracias a Dios, y te pido,
con todo el afecto de mi corazón,
que mediante tu poderosa intercesión
puedas concederme, sobre todas las cosas,
la gracia de vivir una vida de Santidad
y una muerte santa.

¡Santo protector de las causas perdidas
glorioso san Francisco Javier!,
tú que nunca te diste por vencido,
te ruego me asistas con tu poder
y me ayudes en esta especial necesidad
que me angustia y considero perdida:

(hacer la petición)

pero si lo que te pido no es para la gloria de Dios
y el bien de mi alma,
te ruego, me otorgues las gracias necesarias
para lograrlo
así como tu perpetua protección,
a fin de que,
animado por tu ejemplo y tu asistencia
pueda vivir santamente
y alcanzar la eterna gloria del Cielo.

Amén.

Rezar nueve Padrenuestros, nueve Avemarías
y nueve Glorias.

Categorías
Santos

Santo Tomás Moro

El santo patrono de los gobernantes y los políticos.

Santo Tomás Moro fue un abogado, político, pensador, teólogo y escritor de Inglaterra,  que luchó contra la reforma protestante.

Tomás Moro es martir de la Iglesia Católica.

Su vida en un convento

El santo fue terciario franciscano y vivió como laico en un convento cartujo.

Durante su vida conventual, se dedicó a realizar estudios religiosos.

Finalmente, dejó el convento para retomar su profesión como abogado.

Vida pública

Luego de abandonar el convento, se casó y fue padre de cuatro hijos y fue miembro del Parlamento.

En 1516 escribió su libro más importante “Utopía”, lo que atrajo la atención de Enrique VIII, quien lo designó en importantes cargos, llegando al cargo de Canciller.

Pero en el año 1530 no firmó la carta de nobles y prelados que solicitó al Papa la anulación del matrimonio real, para permitir al rey dejar a su esposa y casarse con otra.

Entonces en 1532 renunció a su cargo de canciller.

Por último, en 1534 se negó a firmar el Acta de Supremacía que representaba un repudio a la supremacía papal.

El martirio

El Acta de Supremacía de 1534 disponía la condena a quienes no la aceptaran.

Por su negativa a firmarla, el 17 de abril de ese año Santo Tomás Moro fue encarcelado, al igual que San Juan Fisher, obispo que se rehusó a obedecer al rey como “cabeza” de la iglesia.

El santo murió decapitado el 6 de julio de 1535.

Dijo San Juan Pablo II al declararlo patrono de los gobernantes y los políticos: “La historia de Santo Tomás Moro ilustra con claridad una verdad fundamental de la ética política. En efecto, la defensa de la libertad de la Iglesia frente a indebidas injerencias del Estado es, al mismo tiempo, defensa, en nombre de la primacía de la conciencia, de la libertad de la persona frente al poder político. En esto reside el principio fundamental de todo orden civil de acuerdo con la naturaleza del hombre”.

Su Fiesta

Se celebra cada 22 de junio.

Oración del Buen Humor de Santo Tomás Moro

Concédeme, Señor, una buena digestión,
y también algo que digerir.

Concédeme la salud del cuerpo,
con el buen humor necesario para mantenerla.

Dame, Señor, un alma santa que sepa aprovechar
lo que es bueno y puro, para que no se asuste ante
el pecado, sino que encuentre el modo de poner
las cosas de nuevo en orden.

Concédeme un alma que no conozca el aburrimiento,
las murmuraciones, los suspiros y los lamentos y no
permitas que sufra excesivamente por ese ser tan
dominante que se llama: YO.

Dame, Señor, el sentido del humor.
Concédeme la gracia de comprender las bromas,
para que conozca en la vida un poco de alegría y
pueda comunicársela a los demás.

Así sea.

Categorías
Santos

San Juan de la Cruz

El gran poeta místico.

San Juan de la Cruz es Doctor de la Iglesia y junto a Santa Teresa de Jesús fundó la Orden de los Carmelitas Descalzos.

Su nombre de nacimiento era Juan de Yepes Álvarez y a los veintiún años ingresó a la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

El primer nombre que tuvo como fraile carmelita fue Juan de San Matías.

Su insatisfacción con la vida religiosa que llevaba

Juan no estaba a gusto con la experiencia contemplativa que tenía y conoció a Santa Teresa de Jesús.

La santa lo convenció sobre la necesidad de encarar una reforma de la orden carmelita y la acompañó en la fundación de las carmelitas descalzas.

Posteriormente funda la orden de carmelitas descalzos masculina y adopta el nombre de Juan de la Cruz.

Persecución y Encarcelamiento

Las reformas que promovió San Juan de la Cruz,  provocaron conflictos de jurisdicción entre los carmelitas calzados y los descalzos.

Por eso es encarcelado y llevado al convento de frailes calzados donde comparece ante un tribunal, que pretende que se retracte de las reformas promovidas.

El santo se niega y queda en prisión durante ocho meses en el convento.

Con la ayuda de un carcelero, logra fugarse y se refugia en el convento de carmelitas descalzas de Toledo.

Su Fiesta

Se celebra cada 14 de diciembre

Poema de San Juan de la Cruz

(Fragmento del Cántico Espiritual)

Esposa:

¿Adónde te escondiste,
amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti, clamando, y eras ido.

Pastores, los que fuerdes
allá, por las majadas, al otero,
si por ventura vierdes
aquél que yo más quiero,
decidle que adolezco, peno y muero.

Buscando mis amores,
iré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.

(Pregunta a las Criaturas)

¡Oh bosques y espesuras,
plantadas por la mano del amado!
¡Oh prado de verduras,
de flores esmaltado,
decid si por vosotros ha pasado!

(Respuesta de las Criaturas)

Mil gracias derramando,
pasó por estos sotos con presura,
y yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.

Esposa:

¡Ay, quién podrá sanarme!
Acaba de entregarte ya de vero;
no quieras enviarme
de hoy más ya mensajero,
que no saben decirme lo que quiero.

Y todos cantos vagan,
de ti me van mil gracias refiriendo.
Y todos más me llagan,
y déjame muriendo
un no sé qué que quedan balbuciendo.

Mas ¿cómo perseveras,
oh vida, no viviendo donde vives,
y haciendo, porque mueras,
las flechas que recibes,
de lo que del amado en ti concibes?

¿Por qué, pues has llagado
aqueste corazón, no le sanaste?
Y pues me le has robado,
¿por qué así le dejaste,
y no tomas el robo que robaste?

Apaga mis enojos,
pues que ninguno basta a deshacellos,
y véante mis ojos,
pues eres lumbre dellos,
y sólo para ti quiero tenellos.

¡Oh cristalina fuente,
si en esos tus semblantes plateados,
formases de repente
los ojos deseados,
que tengo en mis entrañas dibujados!

¡Apártalos, amado,
que voy de vuelo!

Categorías
Santos

San Pedro de Alcántara

El monje penitente.

Se llamaba Juan de Garavito y Vilela de Sanabria y al tomar los hábitos eligiò el nombre de Fray Pedro.

Nació en el pueblo del Alcántara en España, en el seno de una familia noble.

San Pedro del Alcántara es el santo patrono de los celadores y los guardias nocturnos.

El sometimiento a grandes mortificaciones

El santo se sometió en el convento a numerosas mortificaciones, que tuvo que abandonar porque dañaban su salud.

Pedro dormía sobre un duro cuero en el puro suelo.

Cuando se cansaba, apoyaba la cabeza sobre un clavo en la pared y así dormía unos minutos, arrodillado.

Además, pasaba noches enteras sin dormir, dado que dedicaba la noche a orar y meditar, por lo que pasaba muchas horas de rodillas.

Fundación del Convento de El Palancar

Pedro del Alcántara fundó en 1557 y en eses convento el fraile dormía sentado apoyando su cabeza a un madero en la pared ya que su celda era muy angosta y debía entrar de costado y agachado.

El fraile franciscano tenía una gran oratoria, lo que le atrajo varios seguidores que lo iban a escuchar.

Sin embargo, San Pedro llevaba una vida dedicada a la contemplación.

Además, San Pedro de Alcántara fundó una nueva rama de franciscanos, llamados de “estricta observancia” para que los frailes fueran más mortificados y se dedicaran por más tiempo a la oración y la meditación.

Su amistad con Santa Teresa de Ávila

San Pedro de Alcántara conoció y se hizo amigo de Santa Teresa de Ávila en 1560.

Fray Pedro fue el gran consejero fiel de Santa Teresa y  la orienta  para encarar la reforma del Carmelo con la fundación del convento de San José de Ávila.

Su Festividad.

Cada 19 de octrubre.

ORACION A SAN PEDRO DE ALCÁNTARA

Glorioso San Pedro de Alcántara, que, sintiendo, en tu alma, un hambre grande de Cielo, supiste renunciar a todas las riquezas y goces del mundo: danos fuerza y decisión para apartar de nosotros cuanto impide nuestra futura salvación. Amén

Categorías
Santos

San Cayetano de Thiene

El santo de la Providencia.

Cayetano fue un sacerdote italiano, nacido en Vicenza, que fundó la Orden de Clérigos Regulares o de los Teatinos.

La orden fue fundada para renovar el espíritu y la labor misionera de los sacerdotes.

San Cayetano consideraba que la Iglesia debía contrarrestar la Reforma Protestante y servir a los más pobres.

Por eso decía: “Lo primero que hay que hacer para reformar a la Iglesia es reformarse uno a sí mismo”.

Un gran devoto de la Eucaristía.

San Cayetano fue ordenado sacerdote a los 33 años y tenía un respeto tan grande por la Santa Misa, que se dedicó tres meses para prepararse para su celebración.

El santo adoraba a Jesucristo muy devotamente en el Santísimo Sacramento, recordando la santa infancia del Señor.

Por esa razón, la imagen preferida de San Cayetano era la del Divino Niño Jesús.

Su vocación por ayudar a los pobres y los enfermos.

El santo fundó la organización de beneficencia Monte di Pietà, que prestaba dinero a personas muy pobres a muy bajo interés,  para luchar contra os usureros.

Esa organización, luego fue el Banco de Nápoles.

El santo sacerdote, también se dedicó a a atender a los enfermos en los hospitales, especialmente a los más abandonados y despreciados.

Su Festividad.

San Cayetano partió a la Casa del Padre, el 7 de agosto de 1547, a los 66 años, fecha en que se celebra su fiesta patronal.

ORACIÓN A SAN CAYETANO.

¡Amado San Cayetano, Patrono de la Providencia!, no permitas que en mi casa me falte la subsistencia y de tu generosa mano una limosna te pido en lo temporal y humano.

¡Oh glorioso San Cayetano!, Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Jaculatoria: Glorioso San Cayetano, intercede por nosotros ante la Divina Providencia. Amén.

Categorías
Santos

San Ignacio de Loyola

Patrono de los ejercicios espirituales.

San Ignacio de Loyola es el gran maestro de los ejercicios epirituales y discernimiento del espíritu.

Sus enseñanzas las dejó plasmadas en su libro: “Ejercicios espirituales”.

Además, el santo de Loyola propagó la obediencia absoluta al Papa en orden religiosa que él fundó: La Compañía de Jesús.

El hombre de armas que se convierte.

Íñigo López de Loyola, tal cual era su nombre de nacimiento, integró las tropas de Oñaz, en el Pais Vasco y a los treinta años de edad cayó herido en la Batalla de Pamplona.

Durante su recuperación se dedicó a la lectura religiosa, que dieron como fruto el desarrollo de los Ejercicios espirituales.

Cuando estuvo en condiciones viajó a Tierra Santa y al regresar comenzó a predicar, basándose en sus ejercicios espirituales.

La Compañía de Jesús.

Junto a unos compañeros funda una orden religiosa, conocida como la Compañía de Jesús, que se pone a disposición del Papa.

Los miembros de la nueva orden fueron a Roma para enseñar los ejercicios espirituales pero alli recibió muchas acusaciones de personas muy importantes.

Por eso, San Ignacio se sometió a proceso y consiguó ser declarado inocente.

Su Festividad.

La fiesta se San Ignacio se celebra en coincidencia con el día de su partida a la Casa del Padre, el 31 de julio.

San Ignacio partió el 31 de julio de 1556. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV en 1622.

Oración de San Ignacio de Loyola: ALMA DE CRISTO.

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén.

 

Categorías
Santos

San José de Calasanz

El Santo Patrono universal de las escuelas cristianas en el mundo.

San José de Calasanz fue quien fundó la primera escuela cristiana popular de Europa. En su época, a la educación accedían los integrantes de familias adineradas.

Por eso, San José de Calasanz es considerado  un pionero de una educación al alcance de todos.

También es considerado, por la Iglesia Católica, patrono de los maestros y los profesores, junto con San Juan Bautista de La Salle.

En Roma descubrió su misión.

San José se ordenó como sacerdote a los 25 años y al poco tiempo se trasladó a Roma, luego de repartir entre los pobres, lo que había heredado de sus padres.

En Roma, recorrió los barrios y descubrió que eran muchos los niños pobres que no iban a la escuela.

Por ello, decidió fundar a las Escuelas Pías, que se abrieron para todos los niños, pero especialmente para los más pobres. Y a esto el santo le dedicó el resto de su vida.

Su Festividad.

Se celebra cada 25 de agosto, día que se recuerda cuando partió a la casa del Padre a los 90 años. Fue en el año 1648.

Su oración.

San Jósé de Calasanz era muy devoto de la Virgen María y compuso la devoción de la CORONA DE LAS 12 ESTRELLAS, que se reza de esta manera:

Señal de la cruz

Oración

 Alabemos y demos gracias a la Santísima Trinidad, que nos mostró la Virgen María vestida de sol, con la luna bajo sus pies y en la cabeza una misteriosa corona de doce estrellas.

R. Por los siglos de los siglos.  Amén.

Alabemos y demos gracias a Dios Padre, que la eligió como hija:

R Amén. Padre nuestro…

Alabado sea Dios Padre, que la predestinó como madre de su divino Hijo:

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que la preservó de toda mancha en su concepción.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que la adornó con toda virtud en su nacimiento.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que le dio por compañero y esposo purísimo a San José.

R. Amén. Dios te salve, María…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Alabemos y demos gracia al Hijo de Dios,  que la eligió como madre.

R. Amén.  Padre nuestro….

Alabado sea el Hijo de Dios, que en su seno se encarnó y en él permaneció nueve meses.

R. Amén. Dios te salve…
Alabado sea el Hijo de Dios, que de ella nació y fue alimentado por ella en su niñez.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Hijo de Dios, que por ella quiso ser educado en su infancia.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Hijo de Dios, que le reveló los misterios de la redención del mundo.

R. Amén.  Dios te salve…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Alabemos y demos gracias al Espíritu Santo, que la eligió como esposa.

R. Amén. Padre nuestro…

Alabado sea el Espíritu Santo, que a ella reveló por vez primera su nombre de Espíritu Santo.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el  Espíritu Santo, por quien fue a un tiempo Virgen y Madre.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Espíritu Santo, que la hizo Templo vivo de la Santa Trinidad.

R. Amén.  Dios te salve…

Alabado sea el Espíritu Santo, que la exaltó en el cielo sobre todas las criaturas.

R. Amén. Dios te salve…
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Por la Santa Iglesia de Dios, para que el Señor la haga crecer y la proteja, por la unidad de los cristianos, por la salvación del mundo entero,  digamos todos:

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia

vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,

a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,

vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro, muestranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

para que seamos dignos de alcanzar

las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amen

Padre Nuestro

A tu amparo

San José de Calasanz,
R: Ruega por nosotros

Más sobre San José de Calasanz

Categorías
Devociones Marianas

Virgen de Guadalupe

La Madre de las Américas.

La historia de la Virgen de Guadalupe comienza el 9 de diciembre de 1531, cuando por unos días se produjeron apariciones de la Virgen.

La última aparición ocurrió el 12 de diciembre de ese año, fecha en que se celebra la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe.

La Primera Aparición

Fue el 9 de diciembre a un indio recién convertido a la Fe Católica, llamado Juan Diego.

Cuando Juan Diego fue a rezar, vio una nube blanca y escuchó que lo llamaban por su nombre.

Además, el indio vio a una Señora, quien le dijo ser la Virgen María.

El pedido de la Virgen

La Virgen le pidió a Juan Diego, que fuera a ver al obispo y le diga que en ese lugar (Cerro Tepeyac), se le construyera un templo pero el obispo no le creyó.

Juan Diego volvió al lugar y se encontró de nuevo con la Virgen, quien le insistió que volviera a hablar con el obispo.

El indio fue a ver nuevamente al obispo, quien al escucharlo le dijo que la Señora debía darle alguna señal que probara que ella era la Madre de Dios.

Juan Diego volvió para hablar con la Virgen, que le dijo que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal.

La señal de la Virgen

Pero al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío estaba muy enfermo.

Era la madrugada del 12 de diciembre de 1531 cuando Juan Diego fue rápidamente a un sacerdote para su tío que estaba agonizando. Cuando llegó al sitio debía encontrarse con la Virgen, optó por  tomar otro camino para evitarla.

Pero de repente la Virgen María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.

El indio le explicó lo que sucedía y la Virgen le dijo a Juan Diego que su tío no moriría y que ya estaba sano.

Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo.

La Virgen le dijo que subiera a la cumbre del cerro. Allí encontró rosas frescas y cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.

Al encontrarse con el obispo Juan Diego desplegó su manta y se  cayeron al suelo las rosas y en su tilmatli estaba la imagen de la Virgen.

Al ver esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.

Esa imagen en el tilmatli hoy se venera como Nuestra Señora de Guadalupe.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE GUADALUPE

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas

tu que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,

me consagro a ti con todo mi ser y todo mi amor.

Te consagramos mi vida, mi familias,

mi trabajo de cada día, mis alegrías, mis tristezas

y mis dolores y enfermedades.

Te ruego por el Papa, los obispos, los sacerdotes, lo diáconos

los religiosos, las religiosas, los consagrados y consagradas de

toda nuestra América.

Protégenos a todos Madre Buena, que en ti ponemos toda nuestra

esperanza.

Amén.

Medalla de la Virgen de Guadalupe

Categorías
Devociones Marianas

María Auxliliadora

El auxilio de los Cristianos.

Cuando el Papa Pío VII estaba prisionero por orden de Napoleon, se dedicaba mucho tiempo a rezarle a la Santísima Virgen María.

Esas oraciones tuvieron buena respuesta y cuando la Iglesia recupera su poder espiritual, el Papa le agradece a la Virgen María.

Ese agradecimiento, lo hace bajo la advocación María Auxilio de los cristianos e instituye la fiesta de María Auxiliadora.

Con ese reconocimiento, el Papa quiso que se recordara su entrada a Roma luego del cautiverio en Francia.

Orígenes y Propagación de la Devoción

Los primeros cristianos llamaban a la Virgen María con el nombre de Auxiliadora.

Por eso, se leen estos dos títulos en antiguos monumentos de oriente: Madre de Dios (Teotokos) y Auxiliadora (Boetéia).

San Juan Damasceno fue el primero en utilizar y difundir la jaculatoria: “María Auxiliadora, ruega por nosotros”.

El titulo de María “Auxilio de los Cristianos”, se comenzó a utilizar aproximadamente en el año 1558, en las letanías que recitaban en el santuario de Loreto (Italia) de allí “Letanías Lauretanas”.

Estas letanías fueron aprobadas por el Papa Clemente VIII en 1601.

Otro gran devoto de esta advocación fue San Juan Bosco, a quien la Virgen se le apareció en sueños para que le construyera un templo con el título de Auxiliadora.

La festividad

El día 24 de mayo.

ORACIÓN A MARÍA AUXILIADORA

¡Oh María Auxiliadora! Madre de Dios.

Te ruego que me ayudes en este momento

tan adverso que estoy pasando.

Ampárame Madre mía y consuelame

en este momento de pena y dolor.

Te suplico que escuches mi ruegos y mis súplicas.

Derrama sobre mí todo tu amor de Madre

y dale paz a mi alma.

Líbrame Madre mía de cometer errores,

ayúdame a caminar bajo tu manto,

no dejes de acompañarme

y ayúdame a ser agradable a Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Imagen de María Auxiliadora