Categorías
Devociones Marianas

Virgen del Rosario

“El que confíe en mí rezando el Rosario no será oprimido por las adversidades”.

Esta es una de la 15 promesas que la Virgen María le hizo al Santo Domingo de Guzmán para quienes recen el Santo Rosario.

Estas todas las promesas que hizo la Virgen, según los escritos del Beato Alano de Rupe::

  1. “A todos los que recen devotamente mi Rosario, prometo mi especial protección”.
  2. “El que persevere en el rezo de mi Rosario recibirá gracias poderosísimas”.
  3. “El Rosario es un arma poderosa contra el infierno: destruirá los vicios, librará del pecado y abatirá las herejías”.
  4. “El Rosario hará florecer de nuevo las virtudes y las obras buenas, y obtendrá a las almas la más abundante misericordia de Dios”.
  5. “El que confíe en mí rezando el Rosario no será oprimido por las adversidades”.
  6. “Quien rece el Rosario meditando sus misterios no será castigado por la justicia de Dios: se convertirá si es pecador, crecerá en gracia si es justo y será hecho digno de la vida eterna”.
  7. “Los devotos de mi Rosario, en la hora de la muerte, no morirán sin sacramentos”.
  8. “Los que rezan mi Rosario encontrarán, durante la vida y en la hora de la muerte, la luz de Dios y la plenitud de sus gracias, y participarán de los méritos de los beatos en el paraíso”.
  9. “Cada día libraré del purgatorio a las almas devotas de mi Rosario”.
  10. “Los verdaderos hijos de mi Rosario gozarán de una gran gloria en el cielo”.
  11. “Todo lo que se pida mediante el Rosario será obtenido”.
  12. “Los que propaguen mi Rosario serán socorridos por mi en cada una de sus necesidades”.
  13. “He obtenido de mi Hijo que todos los devotos del Rosario tengan como hermanos en la vida y en la hora de la muerte a los santos del cielo”.
  14. “Los que reciten mi Rosario fielmente serán todos hijos míos amadísimos, hermanos y hermanas de Jesús”.
  15. “La devoción a mi Santo Rosario es un gran signo de predestinación”,

La Historia.

La Santísima Virgen María se le apareció a Santo Domingo de Guzmán, en 1208 en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos.

Allí Nuestra Señora, le enseñó al santo a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres, para convertir a los herejes albigenses y a los pecadores.

Entonces Santo Domingo se lo enseñó a los soldados del Simón IV de Montfort antes librar la Batalla de Muret, donde fueron vencedores.

Esa victoria se le se atribuyó a la Madre de Dios.

Por ello, Simón Montfort hizo construir  la primera capilla dedicada a la Virgen del Rosario.

En el siglo XV, la Virgen de le apareció a Alano de Rupe  y le hizo las 15 promesas.

La Festividad.

Fue instituida por el Papa San Pio V, en día 7 de octubre, para conmemorar la victoria en la Batalla de Lepanto, donde las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que invadía Europa.

¿Cómo rezar el Santo Rosario?

El Santo Rosario se reza meditanto un misterio por día. Mientras se medita el misterio se reza un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Misterios Gozosos: Lunes y Sábados

Primer Misterio: 1º La Anunciación del Angel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios.

Segundo Misterio: La visita de María Santísima a su prima Isabel.

Tercer Misterio: El nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en el portal de Belén.

Cuarto Misterio: La purificación de María Santísima y la presentación de Su Hijo en el Templo de Jerusalén.

Quinto Misterio: María y José encuentran a Jesús en el Templo, después de tres días.

Misterios Dolorosos: Martes y Viernes.

Primer Misterio: La oración y agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní.

Segundo Misterio: La flagelación de Jesús.

Tercer Misterio: La coronación de espinas de Nuestro Señor.

Cuarto Misterio: El camino hacia el Calvario, llevando Jesús la Cruz a cuestas, por nuestros pecados.

Quinto Misterio: La crucifixión y muerte de nuestro Señor.

Misterios Gloriosos: Miércoles y Domingo.

Primer Misterio: La triunfante Resurrección de Jesús.

Segundo Misterio: La admirable Ascensión de Jesús al cielo.

Tercer Misterio: La venida del Espíritu Santo sobre María Santísima y los Apóstoles.

Cuarto MisterioLa Asunción de María al cielo en cuerpo y alma.

Quinto Misterio: La Coronación de María Santísima como Reina y Señora del universo.

Misterios Luminosos: Jueves.

Primer Misterio: El Bautismo de Jesús en el Jordán.

Segundo Misterio: Las bodas de Caná

Tercer Misterio: El anuncio del Reino de Dios

Cuarto Misterio: La Transfiguración

Quinto Misterio. La Institución de la Eucaristía

Al finalizar la meditación de los misterios, se reza por las intenciones del Papa: un Padrenuestro, tres Avemarías y un Gloria.

Rosario Hecho a Mano

Categorías
Santas

Santa Rosa de Lima

La primera Santa de América.

Se llamaba Isabel pero una india que servía en su familia, la llamaba Rosa por su gran belleza.

En agosto de 1606 ingresó como terciaria a la orden de Santo Domingo y allí aceptó que la llamaran Rosa de Santa María.

A partir de allí llevó una vida sencilla. Se dedicó a la oración, ir a la Iglesia e ir a atender a enfermos y esclavos.

El Desposorio Místico

El Domingo de Ramos de 1617 mientras Rosa estaba rezando frente a la Virgen del Rosario, le habló el Niño Jesús y le dijo: “Rosa de mi Corazón, yo te quiero por esposa” y Santa Rosa le respondió: “Señor, aquí tienes a tu inútil esclava; tuya soy y tuya seré para siempre”.

Su fallecimiento y su festividad

Santa Rosa de Lima falleció de tuberculosis en el mismo año, en que se produjo su desposorio místico, el 24 de agosto de 1617, solamente tenía 31 años.

Su canonización fue dispuesta por el Papa Clemente X, en el año 1671.

Santa Rosa de Lima es la Patrona del Perú, de América y las Filipinas.

Su festividad universal se celebra el 23 de agosto pero en Perú se celebra el 30 de agosto.

ORACIÓN A SANTA ROSA DE LIMA

Bendita Santa Rosa de Lima, que amaste con todo tu corazón a Cristo.

Te ruego que intercedas por mí, para conseguirme los favores del Señor,

para ser una persona virtuosa, orante y servicial.

Me encomiendo a tu santa protección

y espero gozar de tu compañía en esta vida y en la vida celestial.

Amén

Santa Rosa de Lima Fundas de cojín

Categorías
Santas

Santa Rita

La santa de los imposibles.

Esta gran santa fue esposa, madre y religiosa, que siempre deseó para ella una vida religiosa como monja, pero sus padres la casaron a los 14 años.

Durante su matrimonio Rita sufrió mucho porque recibía numerosos maltratos. Tuvo dos hijos.

Tanto su esposo como sus hijos fallecieron y entonces Rita, ingresó al convento de las agustinas en Cascia,  donde observó una vida penitente y de mucha oración.

Su vida religiosa

Siendo parte de las hermanas agustinas, Santa Rita recibió de manos de Cristo los estigmas y las marcas de la Corona de Espinas en su cabeza.

Santa Rita pudo sanar se de las heridas que le quedaron pero pasó los últimos años de su vida, luchando contra las infecciones en la sangre.

Además, durante cuatro años tuvo que quedarse inmóvil en la cama, a causa de una grave enfermedad, que la hizo padecer muchos dolores.

El símbolo de Santa Rita

Durante su tiempo de casada, su marido le prohibió salir a darle de comer a los pobres.

Un día cuando salía de su casa con pan bajo sus ropas, fue interceptada por su marido, quien le quitó el vestido.

Pero en vez de encontrar el pan, encontró rosas. Se había producido un milagro.

El final de su vida

Cuando fue su prima a visitarla, le pidió que le llevara una rosa del jardín del convento, en pleno invierno.

Sorprendentemente,  su prima encontró un pimpollo y se lo llevó, representando el amor de Cristo hacia la santa y su capacidad de interceder por causas imposibles.

Producida su muerte, Santa Rita no fue enterada, su cuerpo incorruptible se conserva como reliquia.

Fue canonizada en el año 1900, por el papa León XIII.

Su fiesta se celebra el 22 de  mayo.

ORACIÓN A SANTA RITA

¡Pura y humilde Santa Rita! Te elevo mi plegaria,

con la confianza de que siendo tu la Mediadora de los imposibles, me obtendrás del Señor la gracia que te pido.

En ti me recuesto, en este momento difícil que estoy pasando,

porque sé que encontraré en ti, alivio y consuelo.

Ruega por mí, amada Santa Rita.

Amén.

Medalla de Santa Rita de Casia