Categorías
Santos

San Martín de Porres

El Santo Patrono de la Justicia Social

San Martín de Porres es un modelo de humildad y misericordia al prójimo, que dedicó su vida a ayudar a los más necesitados.

El fraile dominico tenía una gran sensibilidad en su corazón, lo que lo llevaba a estar siempre dispuesto a ayudar a los enfermos y a los pobres, y también a los animales.

Martín hizo comer de un plato a un perro, a un ratón y a un gato, que eran acogidos en la casa de su hermana.

El fraile dominico servidor del prójimo

Martín de Porres ingresó a la orden de los dominicos, como hermano lego y su vida religiosa fue un ejemplo de servicio al prójimo.

Además, se destacó como predicador enseñando la doctrina católica.

El santo era vegetariano y dormía pocas horas al día. Lo iban a visitar personas de distintas clases sociales en busca de ayuda, ya que por su espíritu tan solidario nunca negaba su ayuda.

Sus últimos días

Cuando San Martín Porres enfermó, anunció que pronto moriría y cuando se encontraba en su último instante, pidió a los frailes que rezaran el credo. Mientras lo hacían, el santo partió a la Casa del Padre.

Festividad

Se celebra cada 3 de noviembre.

ORACIÓN A SAN MARTÍN DE PORRES

Acudo a tí amado San Martín de Porres.

Quiero sentir tu poderosa intercesión, porque tengo una necesidad que me aflige. Tú, que viviste sólo para Dios y para tus hermanos, que siembre fuiste tan solidario y ayudaste a tantos necesitados, escuchame por favor.

Confío en tu poderosas plegarias para que, intercediendo ante el Dios de bondad, me sean perdonados mis pecados y me vea libre de mal que ahora me aqueja.

Alcánzame tu espíritu de caridad y servicio para que amorosamente te sirva entregado a mis hermanos y a hacer el bien.

Padre Bueno que estás en los cielos, por los méritos de tu fiel hijo San Martín de Porres, ayúdame a resolver mi problema, que tanto me agobia.

Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén.

Categorías
Santas

Santa Isabel de la Trinidad

Una gran contemplativa.

Élisabeth Catez nació el 18 de julio de 1880, desde niña comprendió el misterio de la Santísima Trinidad.

En 1901 tomó hábito carmelita y le dieron el nombre de Isabel de la Trinidad.

Encuentro al Señor en todas partes

“Encuentro al Señor en todas partes, tanto lavando la loza como cuando estoy rezando.” decía Santa Isabel, quien siguiendo a la Santísima Virgen María, aprendió a seguir la voluntad del Señor.

Además, en uno de sus escritos, hablaba de cual sería su misión en el cielo “Creo que que en el cielo, mi misión será atraer a las almas ayudándolas a salir fuera de sí mismas, a fin de que se aferren a Dios con tan solo un movimiento simple y cariñoso; y mantenerlas en ese silencio fructífero que permite a Dios comunicarse con ellas y transformarlas en Él mismo”.

Enfermó al poco tiempo de profesar

Al poco tiempo de profesar como religiosa carmelita, se le manifestaron a Santa Isabel, los primeros síntomas de la enfermedad de Addison.

La santa aceptó la enfermedad que la llevaría a la muerta con paz y se abandonó con confianza en la misericordia de Dios.

La enfermedad fue para ella una oportunidad para unirse a su Esposo crucificado.

Además, ella deseaba ardientemente ir a la gloria trinitaria de la comunión de los santos.

Falleció a los 26 años, el 9 de noviembre de 1906.

Festividad

Se celebra cada 9 de noviembre

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE SANTA ISABEL

Dios mío, Trinidad que adoro,
ayúdame a olvidarme
enteramente de mí misma
para establecerme en ti,
inmóvil y apacible
como si mi alma estuviera
ya en la eternidad;
que nada pueda turbar mi paz,
ni hacerme salir de ti, mi inmutable,
sino que cada minuto me lleve más lejos
en la profundidad de tu Misterio.

Pacifica mi alma.
Haz de ella tu cielo,
tu morada amada y el lugar de tu reposo.

Que yo no te deje jamás solo en ella,
sino que yo esté allí enteramente,
totalmente despierta en mi fe,
en adoración, entregada sin reservas
a tu acción creadora.

Amén

Categorías
Santas

Santa Gertrudis la Grande

Patrona de las personas místicas.

Santa Gertrudis la Grande o Santa Gertrudis Magna, fue una monja benedictina que vivió entre los siglos XIII Y XIV, en Alemania.

Es la patrona de las personas místicas por se la primera, de quien se tiene referencias de tener videncias y trato con Dios.

Además, esta santa fue la primera en difundir la devoción al Sagrado Corazón y el culto a San José.

Santa Gertrudis era sobrina de Santa Matilde.

La visión que cambió su vida.

La vida monacal de Santa Gertrudis no tenía nada de extraordinario, hasta que el 27 de enero de 1281, tuvo una experiencia mística, que transformó su vida.

La santa tuvo la oportunidad de ver a Jesucristo adolescente, que le dijo: “No temas, te salvaré, te libraré… Vuélvete a mí y yo te embriagaré con el torrente de mi divino regalo”.​

A partir de esta, que fue su primera experiencia mística, tomó la decisión de dejar sus estudios profanos y de literatura.

A partir de allí se dedicó a los estudios teológicos y tuvo otras experiencias místicas.

La transmisora de las revelaciones.

Santa Gertrudis tuvo otro encuentro con Jesús, que le dijo: “Gertrudis, tú serás mi heraldo”.

Por lo tanto, la santa se dedicó a escribir los mensajes que recibía en las revelaciones, en cinco libros.

La obra fue titulada por Santa Gertrudis “Heraldo de la amorosa bondad de Dios”.

Santa Gertrudis Magna falleció a los 45 años de edad.

Su Fiesta.

La festividad de Santa Gertrudis se celebra cada 16 de noviembre.

Oración enseñada por Jesús a Santa Gertrudis por las almas del purgatorio.

(Con esta oración se podría liberar 1000 almas del purgatorio cada vez que la santa la rezara).

Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las Misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio por todos los pecadores del mundo. Por los pecadores en la Iglesia universal, por aquellos en propia casa y dentro de mi familia. Amén.

Categorías
Santos

San Gelasio I

El Papa que canonizó a San Jorge.

San Gelasio I fue un Papa de ascendencia africana, que fue elegido Papa en el siglo V.

Defendió con fuerza la cátedra de Roma y luchó contra las herejías.

Además, fue un hombre de mucha oración, profunda espiritualidad y estudio.

Aspectos salientes de su papado.

Estableció la separación entre el ámbito temporal y el ámbito espiritual. 

Asimismo, suprimió varios cultos paganos.

Según algunos autores, entre los suprimidos se encuentra la fiesta de los lupercales, antecedente de la fiesta de San Valentín.

También se lo reconoce como un protector de los pobres y además canonizó a San Jorge.

Festividad.

La fiesta de este santo se celebra el día 21 de noviembre.

ORACIÓN A SAN GELASIO I

Amado Papa San Gelasio I, imploro tu santa intereseción,

te ruego me ayudes a ser un firme defensor de la Fe cristiana,

por medio de tu poderosa súplica, consígueme del Señor las gracias que necesito para tener una profunda espiritualidad,

constancia en la oración y en la meditación de la Palabra de Dios.

Amén.

Historia de la Iglesia: Desde los orígenes del cristianismo hasta nuestros días

Categorías
Santos

San Andrés

El primer apóstol de Jesucristo.

San Andrés era el hermano mayor de San Pedro y también era pescador.

Este apóstol fue primero discípulo de San Juan Bautista y luego siguió a Jesucristo y quien por medio de él, conoce a San Pedro.

San Andrés es el fundador de la Iglesia en Constantinopla (actual Estambul, Turquía) y fue crucificado en Grecia en ciudad de Patras.

La tradición dice que su crucifixión fue realizada en una cruz que tenìa forma de “X”.

El santo es el patrono de la Iglesia Ortodoxa.

Las reliquias

Las reliquias del apóstol San Andrés se encuentran en dos santuarios.

Una parte se encuentra en la Catedral de San Andrés Apóstol en la ciudad de Amalfi, Italia.

La otra parte está en la Catedral de San Andrés en Patras, Grecia.

Festividad

La fiesta de San Andrés Apóstol se celebra el 30 de noviembre.

ORACIÓN AL APÓSTOL SAN ANDRÉS

¡Glorioso Apósto San Andrés! Te elevo confiado mi plegaria.

Te ruego que seas mi mediador ante el Señor,

para que me ayude en todas mis necesidades,

y también me conceda la gracia

de la perseverancia final.

Amén.