Categorías
Santos

Santo Tomás Moro

El santo patrono de los gobernantes y los políticos.

Santo Tomás Moro fue un abogado, político, pensador, teólogo y escritor de Inglaterra,  que luchó contra la reforma protestante.

Tomás Moro es martir de la Iglesia Católica.

Su vida en un convento

El santo fue terciario franciscano y vivió como laico en un convento cartujo.

Durante su vida conventual, se dedicó a realizar estudios religiosos.

Finalmente, dejó el convento para retomar su profesión como abogado.

Vida pública

Luego de abandonar el convento, se casó y fue padre de cuatro hijos y fue miembro del Parlamento.

En 1516 escribió su libro más importante “Utopía”, lo que atrajo la atención de Enrique VIII, quien lo designó en importantes cargos, llegando al cargo de Canciller.

Pero en el año 1530 no firmó la carta de nobles y prelados que solicitó al Papa la anulación del matrimonio real, para permitir al rey dejar a su esposa y casarse con otra.

Entonces en 1532 renunció a su cargo de canciller.

Por último, en 1534 se negó a firmar el Acta de Supremacía que representaba un repudio a la supremacía papal.

El martirio

El Acta de Supremacía de 1534 disponía la condena a quienes no la aceptaran.

Por su negativa a firmarla, el 17 de abril de ese año Santo Tomás Moro fue encarcelado, al igual que San Juan Fisher, obispo que se rehusó a obedecer al rey como “cabeza” de la iglesia.

El santo murió decapitado el 6 de julio de 1535.

Dijo San Juan Pablo II al declararlo patrono de los gobernantes y los políticos: “La historia de Santo Tomás Moro ilustra con claridad una verdad fundamental de la ética política. En efecto, la defensa de la libertad de la Iglesia frente a indebidas injerencias del Estado es, al mismo tiempo, defensa, en nombre de la primacía de la conciencia, de la libertad de la persona frente al poder político. En esto reside el principio fundamental de todo orden civil de acuerdo con la naturaleza del hombre”.

Su Fiesta

Se celebra cada 22 de junio.

Oración del Buen Humor de Santo Tomás Moro

Concédeme, Señor, una buena digestión,
y también algo que digerir.

Concédeme la salud del cuerpo,
con el buen humor necesario para mantenerla.

Dame, Señor, un alma santa que sepa aprovechar
lo que es bueno y puro, para que no se asuste ante
el pecado, sino que encuentre el modo de poner
las cosas de nuevo en orden.

Concédeme un alma que no conozca el aburrimiento,
las murmuraciones, los suspiros y los lamentos y no
permitas que sufra excesivamente por ese ser tan
dominante que se llama: YO.

Dame, Señor, el sentido del humor.
Concédeme la gracia de comprender las bromas,
para que conozca en la vida un poco de alegría y
pueda comunicársela a los demás.

Así sea.

Categorías
Santos

San Antonio de Padua

El predicador incansable.

San Antonio de Padua fue un santo franciscano contemporáneo a San Francisco de Asís, que nació en Portugal.

Por sus grandes cualidades como predicador el Papa Gregorio IX, lo llamó: Arca del Testamento y además, recibió una carta del gran San Francisco de Asís donde le encargó que predique y les enseñe teología a los frailes.

Sus sermones convocantes.

A San Antonio lo seguía mucha gentes, que asistía para escuchar sus sermones y además quería tocar su hábito.

Por eso tenía que estar acompañado por un grupo de hombres,  que lo protegía cuando iba a predicar.

San Antonio y los animales.

Una vez, cuando San Antonio fue a predicar a un pueblo cercano a  de Padua, se encontró con que la gente del lugar de burlaba de él.

Entonces se acercó al río y comenzó a predicar a los peces, hablándoles de todos los bienes que Dios les había concedido: cómo los había creado, cómo les había dado la pureza de las aguas, cuánta libertad les había dado y cómo los alimentaba sin que tuvieran que trabajar.
Los peces comenzaron a acercarse y amontonarse cerca del santo sacando fuera sus cabezas, abriendo sus bocas, y mirando al Santo. Ninguno se movió hasta que San Antonio finalizó su prédica.

Después de recibir la bendición, los peces se fueron dando grandes saltos sobre el el agua.

En otra oportunidad, San Antonio discutió con un hombre que negaba que Jesucristo estaba en le Eucaristía.

Entonces pusieron a ayunar a una mula tres días. Al finalizar el ayuno, la mula fue llevada al templo, donde había heno para que se alimentara.

Pero la mula se dirigió adonde estaba el Santo, junto al Santísimo y se inclinó, quedando impresionados todos los presentes con lo sucedido.

La visita del Niño Jesús.

A pocas semanas de partir hacia la Casa del Padre, estando San Antonio orando y meditando en una cabaña, se le aparece el Niño Jesús.

El Niño lucía sonriente y luminoso y San Antonio lo tomó entre sus brazos.

Su Festividad.

San Antonio de Padua falleció el 13 de junio de 1231 a los treinta y cinco años, fecha en que se celebra su festividad.

ORACIÓN A SAN ANTONIO DE PADUA.

Venerado San Antonio que tuviste la dicha de recibir la visita del Divino Niño Jesús quien dejó que lo tomaras entre tus brazos.

Por ese especial don y por la alegría de tu beatifica visión, que ahora le tienes, te ruego, te suplico y te imploro, amdo San Antonio, que me ayudes en mis aflicciones, problemas y ansiedades.

Dejame entrar a tu corazón, porque deseo que intercedas por mí, para escucharme y responderme.

Aboga ante el Señor por mis deseos y necesidades.

Te doy gracias, mi querido Santo.

Amén.

Medalla de San Antonio de Padua

Categorías
Santos

San Onofre

El santo ermitaño.

San Onofre fue un ermitaño que vivió en el Siglo IV. Nació en la actual Etiopía y murió en Siria.

Siendo todavía niño ingresó a un convento de monjes que vivían en el desierto.

Hacia una vida ermitaña.

Onofre cuando llegó a la adultez, decidió abandonar el convento para ir a una ermita y comenzar una vida austera y de penitencia.

Solamente se alimentaba de dátiles y agua, se vestía con sus propios cabellos y con hojas de hierba entretejidas.

Su discípulo.

San Onofre tuvo un discípulo llamado Pafnucio, quien lo acompañó en sus últimas horas y escribió sobre su vida y obra.

Según la tradición, cuando San Onofre murió, un coro angélico le ofreció honores y alabanzas.

Su fiesta.

La festividad de San Onofre se celebra cada 12 de junio. El santo es muy venerado por los coptos y también en la Iglesia Católica.

ORACIÓN A SAN ONOFRE

¡Amado San Onofre! Intercede por mí.

Estoy pasando muchas necesidades,

me encomiendo a tus ruegos a Dios,

para que bendiga mis emprendimientos y trabajos cotidianos,

para que no me falte el pan de cada día, pueda tener casa propia

y darle  bienestar a mi familia.

Amén

Velón de San Onofre

Categorías
Santos

San Marcelino Champagnat

El fundador de los Hermanos Maristas.

San Marcelino es un santo nació el mismo año de la Revolución Francesa, que creció sin ir a la escuela.

Sin embargo, pudo formarse gracias a la lectura hogareña.

Marcelino ingresa al seminario en 1805, donde fue compañero de San Juan Maria Vianney. Ambos tuvieron dificultades durante sus estudios.

Expulsado del seminario.

A San Marcelino le costó mucho, encontrar el sentido de su vida y también tuvo dificultades para aprender las asignaturas que tenía.

Por eso, fue expulsado del seminario. Pero como tenía buena conducta y por el pedido de unos amigos, fue reincorporado.

Su conversión.

Llegó a los 21 años, después de pasar cinco años en el seminario y luego de la muerte de su madre.

San Marcelino fue ordenado sacerdote en 1816.

Al poco tiempo, sintió la vocación de de fundar una comunidad religiosa dedicada a enseñar catecismo.

Nace la Comunidad de Hermanos Maristas.

La Congregación de los Hermanos Maristas fue fundada el 2 de enero de 1817.

San Marcelino se dedica intensamente a formar a los hermanos tanto en lo religioso como en lo educativo.

Un innovador en lo educativo.

San Marcelino adoptó el método simultáneo-mutuo de enseñanza, método por medio del cual el docente, pasa a ocupar el rol de quien supervisa un sistema de hay los alumnos monitores (los más adelantados en sus estudios), son los que enseñan a sus compañeros los conocimientos adquiridos previamente.

También incorporó el método de lectura fonético-silábico, remplazando el clásico deletreo.

Además, introdujo la enseñanza del canto en la escuela, la educación física, la teneduría de libros y la agrimensura.

Asimismo, introdugo  el catecismo mariano y prohibió todo castigo físico.

Dejó como legado su frase: “Para educar hay que amar“, que epasó el lema de los Hermanos Maristas.

Su fiesta

La Iglesia celebra la fiesta de San Marcelino cada 6 de junio.

Fue canonizado en 1999 por San Juan Pablo II.

ORACIÓN A SAN MARCELINO

¡Amado San Marcelino! Ayúdame a tener una vida de conversión permanente, para ser una persona devota y ejemplar.

Ayúdame a ser generoso con prójimo, un ejemplo para los jóvenes  y un fiel seguidor de Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Marcelino Champagnat, un corazón para los jóvenes

Categorías
Devociones Marianas

Virgen del Perpetuo Socorro

La Santa Patrona de los Padres Redentoristas.

Según la tradición, fue en el siglo XV, cuando un tenía la pintura del Perpetuo Socorro y para proteger el cuadro, decidió llevarlo a Italia.

Durante el viaje a Italia, se desató una tormenta. El comerciante alzó el cuadro y pidió socorro. Entonces el mar se calmó.

Antes de morir, el mercader le entregó el cuadro a un amigo, bajo la promesa de que se lo entregaría a una iglesia ilustre.

Pero la esposa de este amigo, quiso quedarse con el cuadro y por lo tanto, no se cumplió con la promesa y el hombre enfermó y murió.

El deseo de la Virgen

La Virgen se le apareció a la hija de seis años de ese hombre y le dijo que quería que ese cuadro estuviera en la iglesia de San Mateo.

La iglesia de San Mateo fue destruidas por Napoleón pero un monje agustino, logró salvar la imagen.

Entonces la imagen fue llevada a la capilla agustiniana en Posterula.

Sobre las ruinas de las iglesia de San Mateo, los padres redentoristas construyen la iglesia de San Alfonso y descubren que allí estuvo el cuadro del Perpetuo Socorro.

Le informan al Papa IX lo sucedido y éste dispone que el cuadro fuera devuelto a la Iglesia entre Santa María la Mayor y San Juan de Letrán.

Además les pidió a los padres Redentoristas que difundieran a Nuestra Señora del Perpetuo.

La festividad

El día 27 de junio.

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO

¡Santísima Virgen María, Madre del Perpetuo Socorro!

Te elevo mi oración para suplicarte,

que no dejes de socorrerme en todo momento,

en mis tentaciones, en mis caídas, en mis dificultades,

en todas las miserias de la vida

y especialmente, en el momento de la muerte.

¡Madre purísima! Concédeme la gracia

de acudir siempre y confiadamente a Vos.

Para obtener tu perpetuo socorro y la gracia

de la perseverancia final.

Ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte.

Amén.

MEDALLA DE LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO

Categorías
Santos

San Pablo

El apóstol de los gentiles.

Originalmente llamado Saulo de Tarso, fue un feroz perseguidor de los primeros cristianos. Saulo era ciudadano romano, condición que heredó de sus padres.

Desde muy joven se dedicó al estudio de las sagradas escrituras en Jerusalén y a abrazar las doctrinas farisaicas.

Saulo llegó a tener un gran dominio de las sagradas escrituras y se convirtió en un acérrimo fariseo, que no dudó en perseguir a la naciente Iglesia de Jesucristo, al punto que aprobó la muerte de San Esteban.

Saulo se convirtió al cristianismo, luego de encontrarse con Jesucristo cuando iba camino a Damasco.

Después de convertido, tomó el nombre de Pablo y a partir de allí comenzó a misionar.

El encuentro con los apóstoles

Cuando llegó a Jerusalén, se encontró por primera vez con San Pedro y los demás cristianos, que al principio desconfiaban de él.

No obstante, inició su misión apostólica que lo llevó a recorre numerosos lugares, inicialmente junto  a San Bernabé.

Luego surgieron diferencias entre ellos, por lo que se separaron y cada uno por su lado, continuó con su misión apostólica.

Muchos de sus viajes, se encuentran narrados en los Hechos de los Apóstoles.

Además, sufrió cuatro años prisión por predicar la Fe cristiana y su último destino fue Roma donde fue martirizado.

San Pablo escribió catorce cartas apostólicas, de profunda doctrina, con recomendaciones morales y también para resolver conflictos que se suscitaban en las iglesias.

En sus cartas se puede apreciar un tono vigoroso y apasionado en defensa de la Fe cristiana.

El apóstol de los gentiles llegó a Roma y a los pocos días fue detenido, junto a San Pedro.

Su martirio

Finalmente, fue martirizado por los romanos el 29 de junio del año 67, al igual que San Pedro.

San Pablo era ciudadano romano y por eso no fue crucificado pero fue degollado en el valle de La Tres Fontanas.

Una piadosa cristiana, llamada Lucina, enterró al apóstol en una propiedad suya, donde tiempo después el emperador Constantino construyó la basílica San Pablo Extramuros.

La festividad de San Pablo se celebra junto a la de San Pedro el 29 de junio.

Oración a San Pablo

Oh! Glorioso San Pablo, me encomiento a tu santa interseción,

te ruego que me ayudes a cambiar de vida

y me consigas del Señor, el celo apostólico que tu tuviste

para dar testimonio de tu Fe en Jesucristo, Nuetro Señor.

Amén

Medalla de San Pablo el Apóstol

 

Categorías
Santos

San Pedro

El príncipe de los Apóstoles

San Pedro, el príncipe de los Apóstoles, el primer Papa de la Iglesia, hermano del Apóstol San Andrés.

San Pedro al igual que su hermano San Andrés, era pescador y era un hombre que tenía poca instrucción.

Fue justamente por su hermano San Andrés, que fue a conocer a Jesucristo, quien sanó a su suegra.

San Pedro amaba fervorosamente a Nuestro Señor Jesucristo, no obstante,  lo negó en la noche de la Pasión.

La negación

En el capítulo 26 del Evangelio según San Mateo se narra la negación de la noche de la Pasión:

“Pedro estaba sentado afuera, en el patio. Una sirvienta se acercó y le dijo: «Tú también estabas con Jesús, el Galileo».

Pero él lo negó delante de todos, diciendo: «No sé lo que quieres decir».

Al retirarse hacia la puerta, lo vio otra sirvienta y dijo a los que estaban allí: «Este es uno de los que acompañaban a Jesús, el Nazareno».

Y nuevamente Pedro negó con juramento: «Yo no conozco a ese hombre».

Un poco más tarde, los que estaban allí se acercaron a Pedro y le dijeron: «Seguro que tú también eres uno de ellos; hasta tu acento te traiciona».

Entonces Pedro se puso a maldecir y a jurar que no conocía a ese hombre. En seguida cantó el gallo,

Pedro recordó las palabras que Jesús había dicho: «Antes que cante el gallo, me negarás tres veces». Y saliendo, lloró amargamente”.

Su misión como Papa

Igualmente San Pedro fue el primer Papa y su labor como Pontífice dio comienzo el día de la Ascensión del Señor.

En el día de Pentecostés predicó con autoridad sobre Jesucristo y provocó la conversión de varias personas.

Además, obro grandes milagros que atraían cada vez más seguidores, que pedían ser bautizados.

Bajo su liderazgo la Iglesia crecía y se extendía por distintas partes, lo que obligó a San Pedro a realizar numerosos viajes.

El primer Papa fijó por primera vez la cátedra pontificia fuera de Jerusalén en la ciudad de Antioquía.

San Pedro llegó a Roma en el año 42, siendo acompañado por su discípulo San Marcos. San Pedro se estableció en esa ciudad y desde allí dirigió a toda la Iglesia.

A poco de iniciar su labor apostólica en Roma, la Fe cristiana se expandió, lo que desató las persecuciones de los romanos, a todos los cristianos.

Particularmente cruenta fue la del emperador Nerón, quien sometió a los cristianos a suplicios de todo tipo.

El primer Papa fue detenido junto al apóstol San Pablo, y estuvieron presos hasta el día 29 de junio.

San Pedro glorificó a Nuestro Señor Jesucristo, muriendo crucificado cabeza abajo en el monte Vaticano.

La festividad San Pedro se celebra junto a la de San Pablo, cada 29 de junio.

Oración a San Pedro

Amado Príncipe de los Apóstoles, que amaste profundamente a Jesucristo, te suplico que intercedas por el actual Vicario de Cristo,

para que el Señor lo ayude a guiar a la Santa Iglesia Católica, con humildad y sabiduría.

Amén

Medalla de San Pedro

 

Categorías
Santos

San Juan Bautista

El precursor.

San Juan Bautista, es el precursor del Mesías, nació seis meses antes que Nuestro Señor Jesucristo.

Fue el hijo de Santa Isabel, prima de la Virgen María y de San Zacarías.

El Precursor vivió en el desierto donde oraba y alababa a Dios.

Su predicación

San Juan Bautista predicó en las montañas de Judea, anunciando la buena nueva, predicando por la conversión de los pecadores y bautizando a los que se convertían.

Por lo tanto, el precursor comenzó a ser conocido como el Bautista.

Jesucristo concurrió a hacerse bautizar por él y el Bautista se resistió diciéndole “«Soy yo el que tiene necesidad de ser bautizado por ti, ¡y eres tú el que viene a mi encuentro!».

Pero el Divino Maestro le respondió: «Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo». Y Juan se lo permitió.

Finalmente, Jesús salió del agua y en ese momento se abrieron los cielos, y el Espíritu de Dios descendió sobre él como una paloma.

Además, se oyó una voz del cielo que decía: «Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».

Su martirio

A Juan Bautista se le cortó la cabeza por orden de Herodes Antipas, quien quien quiso complacer Salomé, hija se su mujer Herodías, quien despreciaba al Bautista, porque el Bautista le había dicho a Herodes que no debía tenerla como mujer.

La festividad de San Juan Bautista, el Precursor, se celebra el 24 de junio.

Y cada 29 de agosto se recuerda su martirio.

Oración a San Juan Bautista

Glorioso San Juan Bautista, me encomiendo a tu santa intercesión

pidiendo tu protección y tu auxilio

para solucionar el mal que me aqueja

ayúdame a tener tranquilidad en mi vida

y guíame por el camino de la Fe, del Amor y de la paz.

Amén

Medalla de  San Juan Bautista