Categorías
Santas

Santa Isabel de la Trinidad

Una gran contemplativa.

Élisabeth Catez nació el 18 de julio de 1880, desde niña comprendió el misterio de la Santísima Trinidad.

En 1901 tomó hábito carmelita y le dieron el nombre de Isabel de la Trinidad.

Encuentro al Señor en todas partes

“Encuentro al Señor en todas partes, tanto lavando la loza como cuando estoy rezando.” decía Santa Isabel, quien siguiendo a la Santísima Virgen María, aprendió a seguir la voluntad del Señor.

Además, en uno de sus escritos, hablaba de cual sería su misión en el cielo “Creo que que en el cielo, mi misión será atraer a las almas ayudándolas a salir fuera de sí mismas, a fin de que se aferren a Dios con tan solo un movimiento simple y cariñoso; y mantenerlas en ese silencio fructífero que permite a Dios comunicarse con ellas y transformarlas en Él mismo”.

Enfermó al poco tiempo de profesar

Al poco tiempo de profesar como religiosa carmelita, se le manifestaron a Santa Isabel, los primeros síntomas de la enfermedad de Addison.

La santa aceptó la enfermedad que la llevaría a la muerta con paz y se abandonó con confianza en la misericordia de Dios.

La enfermedad fue para ella una oportunidad para unirse a su Esposo crucificado.

Además, ella deseaba ardientemente ir a la gloria trinitaria de la comunión de los santos.

Falleció a los 26 años, el 9 de noviembre de 1906.

Festividad

Se celebra cada 9 de noviembre

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE SANTA ISABEL

Dios mío, Trinidad que adoro,
ayúdame a olvidarme
enteramente de mí misma
para establecerme en ti,
inmóvil y apacible
como si mi alma estuviera
ya en la eternidad;
que nada pueda turbar mi paz,
ni hacerme salir de ti, mi inmutable,
sino que cada minuto me lleve más lejos
en la profundidad de tu Misterio.

Pacifica mi alma.
Haz de ella tu cielo,
tu morada amada y el lugar de tu reposo.

Que yo no te deje jamás solo en ella,
sino que yo esté allí enteramente,
totalmente despierta en mi fe,
en adoración, entregada sin reservas
a tu acción creadora.

Amén