Categorías
Santos

San Cayetano de Thiene

El santo de la Providencia.

Cayetano fue un sacerdote italiano, nacido en Vicenza, que fundó la Orden de Clérigos Regulares o de los Teatinos.

La orden fue fundada para renovar el espíritu y la labor misionera de los sacerdotes.

San Cayetano consideraba que la Iglesia debía contrarrestar la Reforma Protestante y servir a los más pobres.

Por eso decía: “Lo primero que hay que hacer para reformar a la Iglesia es reformarse uno a sí mismo”.

Un gran devoto de la Eucaristía.

San Cayetano fue ordenado sacerdote a los 33 años y tenía un respeto tan grande por la Santa Misa, que se dedicó tres meses para prepararse para su celebración.

El santo adoraba a Jesucristo muy devotamente en el Santísimo Sacramento, recordando la santa infancia del Señor.

Por esa razón, la imagen preferida de San Cayetano era la del Divino Niño Jesús.

Su vocación por ayudar a los pobres y los enfermos.

El santo fundó la organización de beneficencia Monte di Pietà, que prestaba dinero a personas muy pobres a muy bajo interés,  para luchar contra os usureros.

Esa organización, luego fue el Banco de Nápoles.

El santo sacerdote, también se dedicó a a atender a los enfermos en los hospitales, especialmente a los más abandonados y despreciados.

Su Festividad.

San Cayetano partió a la Casa del Padre, el 7 de agosto de 1547, a los 66 años, fecha en que se celebra su fiesta patronal.

ORACIÓN A SAN CAYETANO.

¡Amado San Cayetano, Patrono de la Providencia!, no permitas que en mi casa me falte la subsistencia y de tu generosa mano una limosna te pido en lo temporal y humano.

¡Oh glorioso San Cayetano!, Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Jaculatoria: Glorioso San Cayetano, intercede por nosotros ante la Divina Providencia. Amén.

Categorías
Devociones Marianas

Virgen del Carmen

La flor del Carmelo.

“Cuantos mueran con este hábito se salvarán. He aquí el privilegio que te concedo a ti y a todos los carmelitas” le dijo la Virgen a San Simón Stock, que se le presentó vestida con el hábito carmelita.

El comienzo de la devoción.

La advocación de la Virgen del Carmen toma su nombre en relación al Monte Carmelo, que se encuentra en Israel.

Allí se produjo el milagro del fuego por invocación del profeta Elías, que puso fin a la sequía que aquejaba al pueblo.

Monte Carmelo

En el Siglo XIII, se establecieron un grupo de hombres que se dedicaron a la oración y la penitencia.

De esta manera, nació la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Los religiosos eligieron establecerse en ese lugar sagrado, donde el profeta Elías le prometió a Dios, que el pueblo abandonaría la idolatría a Baal, si el Señor los libraba de la sequía.

Después de subir Elías varias veces al monte, se la apareció una gran señal “subía desde el mar una nubecita” (1 Rey 18,44), que estos primeros carmelitas interpretaron como un símbolo de la Virgen.

Por  lo tanto, los religiosos comenzaron a propagar la devoción a la Inmaculada Virgen María, como como modelo de oración, de contemplación y de dedicación a Dios.

Las apariciones de la Virgen del Carmen.

En 1246 se le apareció a San Simón Stock y le entregó el escapulario.

En el Siglo XIV, se le apareció al Papa Juan XII y le prometió que quienes cumplieran con los requisitos de la devoción,  la Virgen los ayudará para que se libren cuanto antes de sus penas.

Además, sus almas serán trasladadas sus almas a la bienaventuranza.

Promesas del uso del escapulario.

Los devotos del escapulario, recibirán como favor de la Virgen Santísima, la gracia de la perseverancia en el estado de gracia.

O bien, la gracia del arrepentimiento de los pecados.

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

Santísima e inmaculada Virgen del Carmen;
Te ruego te compadezcas de mí, y me ayudes a  encontrar el camino del Señor.

Protégeme bajo tu manto y consígueme la gracia de la perseverancia final.

Amén.

Imagen de la Virgen del Carmen

Categorías
Santas

Santa Clara de Asis

Patrona de la Televisión.

Era la Nochebuena de 1252, Santa Clara se encontraba muy enferma y guardaba reposo.

No estaba en condiciones de asistir a misa, lo cual la mortificaba mucho. No obstante, se produjo un hecho milagroso.

Esa noche el Espíritu Santo vino en su ayuda y proyectó las imágenes y sonidos de la misa sobre la pared de su habitación, para permitir que Clara estuviera “presente” en la misa.

Cuando sus hermanas regresaron de la celebración, acudieron a contarle a Santa Clara como había sido la misa pero la santa les dijo, que había participado de la celebración, con una proyección en la pared de su habitación.

Por esto, el Santo Padre Pío XII la declaró santa y patrona de la televisión.

Sus comienzos

Clara Scifi era una joven piadosa, que cuando lo escuchó predicar a San Francisco de Asís, entendió que el modo de vida que había adoptado el santo, era el también quería para ella.

Una noche de Domingo de Ramos. se marchó de su casa rumbo a la iglesia de Santa María de los Ángeles, donde se puso el hábito franciscano para dar nacimiento a la orden de las clarisas.

Sus padres se disgustaron y acudieron al monasterio donde San Francisco la había dejado, para convencerla que regresara con ellos pero Clara se mantuvo firme y se quedó en el claustro.

A Clara se le unió su hermana Inés y juntas dieron inicio a la labor de las hermanas clarisas.

La gran devota de la Eucaristía

Jesús Sacramentado era el gran deleite de la santa, al que le dedicaba mucho tiempo de adoración, aunque se sintiera enferma.

También tenía una gran devoción por el crucifijo y deseaba compartir los dolores del Cristo crucificado.

Con la señal de la cruz, la santa alejaba a los demonios y curaba muchos de males.

Sus últimos momentos

Encontrándose en su lecho, habiendo terminado de dictar su testamento espiritual, Clara se dispuso a meditar la pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

De repente, ingresan a la celda una procesión de vírgenes, junto a ella estaba la Virgen María, llena de esplendor, que le dio un abrazo.

Clara falleció el 11 de agosto de 1253, fecha en que se celebra su festividad.

Su hermana Inés la siguió al cielo, tres meses después y también fue canonizada. Se la venera como Santa Inés de Asís.

ORACIÓN A SANTA CLARA DE ASÍS

Gloriosa Santa Clara de Asís,
modelo de santidad
que supiste vencer
todas las dificultades
que se oponían en tu camino a la perfección.
A ti te ruego con humildad y confianza,
que intercedas ante el Señor
y me obtengas su favor en esto que te pido:
mantenerme fiel a Él,
como lo fuiste tu
y que mis acciones estén llenas de caridad                                             para poder ser la alegría de Dios y del prójimo en cada día.

Amén.

Escritos de Santa Clara y documentos complementarios