San Vicente de Paul

El Padre de los Pobres.

San Vicente de Paul fue un gran sacerdote francés, que se destacó por su compasión a los necesitados, lo que lo llevó a realizar gran cantidad de obras de caridad.

Este gran santo, nació el 24 de abril de 1581 y falleció en París el 27 de septiembre de 1660.

Su congregaciones dedicadas a la caridad

Este sacerdote ejemplar,  fundó la Congregación de la Misión en 1625 y en 1633, fundó la Compañía de las Hijas de la Caridad.

Entre todas sus congregaciones, se conformó una de las más grandes asociaciones  de la Iglesia Católica y el santo orientaba a las distintas casas de ayuda, por medio de la correspondencia.

Características de la Obra Vicentina

San Vicente de Paúl se encargaba de los niños expósitos; niños que eran abandonados en las calles de París.

Posteriormente, el santo organizó campañas para ayudar a quienes padecían los efectos de la guerra, las plagas y el hambre.

Por su gran preocupación por la cuestión social, es considerado un precursor de la Doctrina Social de la Iglesia.

Pero esta gran vocación por ayudar, no le hacía olvidar que lo más importante era la oración. Sin intimidad con el Señor, no era posible estar en tan santo servicio.

Las congregaciones vicentinas se han extendido por todo el mundo,  prestando ayuda a millones de personas necesitadas: niños abandonados, huérfanos, enfermos, heridos, encarcelados, refugiados, presidiarios, etcétera.

Festividad

El 27 de setiembre. Fue canonizado por el Papa Clemente XII, el 16 de junio de 1737.

ORACIÓN A SAN VICENTE DE PAÚL

¡Amado San Vicente de Paúl, Santo Patrono de las asociaciones de caridad, que dedicaste tu vida a socorrer a los necesitados,  ruega por nosotros y ven a socorrernos, alcánzanos del Señor ayuda para los pobres, alivio para los enfermos, consuelo a los afligidos, protección a los desamparados, caridad a los ricos, conversión a los pecadores, celo a los sacerdotes, paz a la Iglesia, tranquilidad a las naciones, y a todos la salvación.  Amén.