Categorías
Santos

San Simón Stock

El santo que recibió el escapulario.

San Simón Stock fue un carmelita inglés, que fue general de la orden carmelita.

Cuando era muy joven llevó una vida ermitaña para luego ingresar a la orden de los carmelitas.

El santo protagonizó un hecho trascendental en su vida, cuando la Virgen se le apareció y le entregó el escapulario.

La expansión de la Orden de los Carmelitas.

El religioso fue elegido general de la orden, cuando ya era una persona muy mayor.

Sin embargo, durante su conducción se produjo una gran expansión de la orden por Inglaterra y el resto de Europa.

La manifestación de la Virgen.

Mientras el santo se encontraba en un estado de profunda oración, se le apareció la Virgen María, vestida con el hábito carmelita.

En ese encuentro la Virgen le entregó el escapulario y le dijo: “Este será el privilegio para ti y para todos los carmelitas, que todo el que muera con este hábito, se salvará”.

La festividad.

La fiesta de San Simón Stock, se celebra el 16 de mayo, fecha en que se recuerda su partida a la casa del Padre. 

Este santo no ha sido canonizado formalmente, sin embargo la Santa Sede aprobó la celebración de la festividad a la orden carmelita.

ORACIÓN DE SAN SIMÓN STOCK A LA FLOR DEL CARMELO.

¡Oh Bellísima Flor del Carmelo, Fructífera Viña, Resplandor del Cielo, Madre Singular del Hijo de Dios, Virgen Siempre Pura !

Madre Santísima, después de habernos traído el Hijo de Dios, permaneciste intacta y sin mancha ninguna.

¡Oh Bienaventurada Siempre Virgen, asísteme en esta necesidad !

¡Oh Estrella del Mar, auxíliame y protégeme!

¡Oh María, sin pecado concebida,
ruega por nosotros que recurrimos a ti!

¡Madre y Ornamento del Carmelo, ruega por nosotros!

¡Virgen, Flor del Carmelo, ruega por nosotros!

¡Patrona de los que visten el Santo Escapulario, ruega por nosotros!

¡San José, fiel Amigo del Sagrado Corazón, ruega por nosotros!

¡San José, Castísimo Esposo de María Santísima, ruega por nosotros!

¡San José, nuestro Gran Protector, ruega

por nosotros !

¡Dulce Corazón de María, sé nuestra Salvación !

Amén.

Escapulario