Categorías
Santos

San Ramón Nonato

El patrono de las embarazadas.

Ramón Nonato fue un religioso mercedario del Siglo XIII, que fue extraído del útero de su madre muerta.

Además de las embarazadas, es el santo patrono de los partos, las parteras, niños y personas acusadas falsamente.

El religioso mercedario

De acuerdo al carisma de la orden, Ramón se entregó como rescatador de prisioneros.

El santo rescató a varios cristianos y estando prisionero dio testimonio de su Fe, lo que dio como fruto numerosas conversiones.

El tormento

Las numerosas conversiones provocadas por su predicación, hicieron enojar a sus carceleros, quienes los torturaron numerosas veces.

El más cruel de los tormentos que sufrió fue la perforación de sus labios con hierro candente para colocarle un cerrojo en su boca e impedir su prédica.

El rescate

San Pedro Nolasco le envió a otros religiosos de la orden para rescatarlo.

Al regresar a España en 1239, Ramón fue nombrado cardenal por el Papa Gregorio IX pero fallece cuando iba camino a Roma.

Su fiesta.

La festividad de San Ramón Nonato se celebra cada 31 de agosto.

ORACIÓN A SAN RAMÓN NONATO

¡Oh! Glorioso San Ramón, a cuyo poder sometió Dios la tierra y los elementos, la salud y la enfermedad, la vida y la muerte, hallando en vuestra poderosa intercesión, abogado las doncellas, sucesión las casadas, defensa los que se ven calumniados, cosecha los labradores, puerto los náufragos, redención los cautivos, vista los ciegos y fin todos los males; por aquel ardiente tuyo, deseo de recibir el Santísimo Sacramento, que obligó a Jesucristo a darte de sus benditas manos la sagrada Comunión, te suplico intercedas por mí para que merezca frecuentar este celestial convite, y recibirle por Viático al fin de mi vida, y sobre todo que pueda obtener la gracia especial que os pido y la eterna felicidad de la gloria.

Amén.

Oración a San Ramón Nonato para un feliz parto

Oh excelso patrono, San Ramón, modelo de caridad para con los pobres y necesitados, aquí me tenéis postrado humildemente ante vuestros pies para implorar tu auxilio en mis necesidades. Así como era vuestra mayor dicha ayudar a los pobres y necesitados en la tierra, socorredme, te suplico, oh glorioso San Ramón, en esta mi aflicción. A ti, glorioso protector acudo para que bendigas al hijo que llevo en mi seno. Protégeme a mí y al hijo de mis entrañas ahora y durante el parto que se aproxima. Te prometo educarlo según las leyes y mandamientos de Dios. Escucha mis oraciones, amante protector mío, San Ramón, y hazme madre feliz de este hijo que espero dar a luz por medio de tu poderosa intercesión.

Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *