San Martín de Porres

San Martín de Porres es un modelo de humildad y misericordia al prójimo, que dedicó su vida a ayudar a los más necesitados. Es el Santo Patrono de la Justicia Social

El fraile dominico tenía una gran sensibilidad en su corazón, lo que lo llevaba a estar siempre dispuesto a ayudar a los enfermos y a los pobres, y también a los animales.

Martín hizo comer de un plato a un perro, a un ratón y a un gato, que eran acogidos en la casa de su hermana.

El fraile dominico servidor del prójimo

Martín nació en Lima, Perú el 9 de diciembre de 1579.

Martín de Porres ingresó a la orden de Santo Domingo, como hermano lego y su vida religiosa fue un ejemplo de servicio al prójimo.

Además, se destacó como predicador enseñando la doctrina católica.

El santo era vegetariano y dormía pocas horas al día. Lo iban a visitar personas de distintas clases sociales en busca de ayuda, ya que por su espíritu tan solidario nunca negaba su ayuda.

Sus últimos días

Cuando San Martín Porres enfermó, anunció que pronto moriría y cuando se encontraba en su último instante, pidió a los frailes que rezaran el credo. Mientras lo hacían, el santo partió a la Casa del Padre.

Falleció en Lima, Perú el 3 de noviembre de 1639.

Festividad

Se celebra cada 3 de noviembre. Fue canonizado por el papa Juan XXIII, el 6 de mayo de 1962.

ORACIÓN A SAN MARTÍN DE PORRES

Acudo a tí amado San Martín de Porres.

Quiero sentir tu poderosa intercesión, porque tengo una necesidad que me aflige. Tú, que viviste sólo para Dios y para tus hermanos, que siembre fuiste tan solidario y ayudaste a tantos necesitados, escuchame por favor.

Confío en tu poderosas plegarias para que, intercediendo ante el Dios de bondad, me sean perdonados mis pecados y me vea libre de mal que ahora me aqueja.

Alcánzame tu espíritu de caridad y servicio para que amorosamente te sirva entregado a mis hermanos y a hacer el bien.

Padre Bueno que estás en los cielos, por los méritos de tu fiel hijo San Martín de Porres, ayúdame a resolver mi problema, que tanto me agobia.

Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén.