San Juan Bosco

Don Bosco

San Juan Bosco fue un gran sacerdote y educador italiano, fundador de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales.

La congregación es conocida como la congregación de salesianos de Don Bosco.

El sueño que tuvo a los nueve años

Cuando San Juan Bosco tenía tenía nueve años, tuvo un sueño que marcaría su vida y su vocación por la formación de los jóvenes.

El santo lo narra de la siguiente forma: “Cuando tenía nueve años, tuve un sueño… ¡Este sueño me acompañó a lo largo de toda mi vida! Me pareció estar en un lugar cerca de mi casa, era como un gran patio de juego de la escuela. Había muchos muchachos, algunos de ellos decían malas palabras, Yo me lancé hacia ellos golpeándoles con mis puños. Fue entonces cuando apareció un Personaje que me dijo: «No con puños, sino con amabilidad vencerás a estos muchachos”.

El nacimiento de sus congregaciones religiosas

Don Bosco fundó el 18 de diciembre de 1859 en Turín,  la Pía Sociedad de San Francisco de Sales.

La espiritualidad de San Francisco de Sales, tuvo mucha influencia en el santo del Piamonte.

Además, San Juan Bosco fundó a las Hijas de María Auxiliadora, junto a Santa María Mazzarello, luego de tener un sueño donde la Santísima Virgen María, le pidió al santo que su obra también abarque a las mujeres.

El apóstol de los jóvenes

Giovanni Melchiorre Bosco fue sun sacerdote de gran prestigio, que pudo llevar su obra en favor de la formación de los jóvenes, por toda Italia y por el resto del mundo.

En la actualidad, los salesianos son una de las congregaciones católicas, más numerosas del mundo, con presencia en más de un centenar de países.

El santo fue un gran devoto de María Auxiliadora. Fue la Virgen quien le pidió a Don Bosco ser honrada con ese nombre.

Festividad

San Juan Bosco falleció el 31 de enero de 1888, por lo que en cada 31 de enero se celebra su festividad.

Antes de morir dijo “Uno solo es mi deseo: que sean felices en el tiempo y en la eternidad”.

Don Bosco en su testamento espiritual dijo: “cuando comience entre nosotros el bienestar y las comodidades, la sociedad salesiana habrá terminado su misión​”

“No se olviden que nosotros estamos para los niños pobres y abandonados”.

ORACIÓN A SAN JUAN BOSCO

Amado San Juan Bosco, cuando estabas en esta tierra no había nadie que acudiendo a ti, no fuera, por ti mismo, benignamente recibido, consolado y ayudado. Ahora en el cielo, donde la caridad se perfecciona ¡cuánto debe arder tu gran corazón en amor hacia los necesitados! Mira pues, mis presentes necesidades y ayúdame obteniéndome del Señor, la gracia que necesito (pedir la gracia).

También tú has experimentado durante la vida las privaciones, las enfermedades, las contradicciones, la incertidumbre del porvenir, las ingratitudes, las afrentas, las calumnias, las persecuciones y sabes lo que es sufrir.

Ea, pues, San Juan Bosco, vuelve hacia mí tu bondadosa mirada y obtiéneme del Señor lo que pido, si es bueno para mí alma; o si no, obtiénem alguna otra gracia que me sea aún más útil, y una conformidad filial a la divina voluntad en todas las cosas, al mismo tiempo que una vida virtuosa y una santa muerte. Amén.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *