Categorías
Santos

San José de Cupertino

Patrono de los Estudiantes.

José María Desa fue un fraile franciscano conventual, que nació en Cupertino, Lecce, Italia.

José es venerado por la Iglesia como San José de Cupertino y tuvo grandes experiencias sobrenaturales.

Sus experiencias sobrenaturales

Las experiencias sobrenaturales fueron: Volaba por los aires, Exorcizaba con una frase obediente: “Sal de esta persona si lo deseas, pero no lo hagas por mí, sino por la obediencia que le debo a mis superiores”, bilocación, curaba con la señal de la cruz, leía los corazones y convertía a protestantes, se comunicaba con los animales y profetizó cuando morirían los Papas: Urbano VIII e Inocencio X.

Su vida como religioso

Luego de varios intentos fallidos, José logro ingresar a una orden religiosa, que fue la de los capuchinos, quienes lo recibieron como hermano lego.

Pero luego de unos meses, José fue expulsado por “ineptitud”; por ser muy distraído.

Finalmente fue aceptado, como fraile franciscano y lo pusieron a trabajar en el establo, donde se desempeño mejor.

En la orden, se le dio la oportunidad para estudiar pero no fue un buen estudiante.

Sin embargo, logró ser ordenado sacerdote pero se dedicó especialmente a ofrecer penitencias y oraciones por los pecadores.

San José decía: “Rezar, no cansarse nunca de rezar. Que Dios no es sordo ni el Cielo es de bronce. Todo el que le pide, recibe”.

Su Festividad

Cada 18 de septiembre.

ORACIÓN A SAN JOSÉ DE CUPERTINO PARA CONSEGUIR AYUDA EN LOS EXÁMENES

San José de Cupertino, modelo de paciencia y humildad, ruega por mí.

San José de Cupertino,
tesoro de gracia, ruega por mí.

San José de Cupertino,
hoguera de amor de Dios, ruega por mí.

Gloriosísimo San José de Cupertino,
benefactor de los estudiantes,
protector de los examinandos,
no desdeñéis las súplicas que os dirijo
implorando vuestro auxilio en los exámenes de mis estudios.

Alcanzadme del Señor que,
como verdadera fuente de luz y sabiduría,
disipe las dos clases de tinieblas de mi entendimiento,
el pecado y la ignorancia,
instruyendo mi lengua
y difundiendo en mis labios la gracia de su bendición.

Dadme agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
y en el momento del examen,
gracia y abundancia para hablar,
acierto al empezar,
dirección al progresar y perfección al acabar,
si así conviene a la mayor gloria de Dios
y provecho de mi alma.

San José de Cupertino,
espejo de fe y esperanza, ruega por mí
y pide para que sea ayudado en:

(pedir lo que se quiere conseguir). 

San José de Cupertino,
fuente de caridad, ruega por mí.

Amén.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.