Categorías
Santos

San Ignacio de Loyola

Patrono de los ejercicios espirituales.

San Ignacio de Loyola es el gran maestro de los ejercicios epirituales y discernimiento del espíritu.

Sus enseñanzas las dejó plasmadas en su libro: “Ejercicios espirituales”.

Además, el santo de Loyola propagó la obediencia absoluta al Papa en orden religiosa que él fundó: La Compañía de Jesús.

El hombre de armas que se convierte.

Íñigo López de Loyola, tal cual era su nombre de nacimiento, integró las tropas de Oñaz, en el Pais Vasco y a los treinta años de edad cayó herido en la Batalla de Pamplona.

Durante su recuperación se dedicó a la lectura religiosa, que dieron como fruto el desarrollo de los Ejercicios espirituales.

Cuando estuvo en condiciones viajó a Tierra Santa y al regresar comenzó a predicar, basándose en sus ejercicios espirituales.

La Compañía de Jesús.

Junto a unos compañeros funda una orden religiosa, conocida como la Compañía de Jesús, que se pone a disposición del Papa.

Los miembros de la nueva orden fueron a Roma para enseñar los ejercicios espirituales pero alli recibió muchas acusaciones de personas muy importantes.

Por eso, San Ignacio se sometió a proceso y consiguó ser declarado inocente.

Su Festividad.

La fiesta se San Ignacio se celebra en coincidencia con el día de su partida a la Casa del Padre, el 31 de julio.

San Ignacio partió el 31 de julio de 1556. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV en 1622.

Oración de San Ignacio de Loyola: ALMA DE CRISTO.

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén.