San Gabriel de la Dolorosa

San Gabriel de la Dolorosa

San Gabriel de la Dolorosa fue un religioso pasionista, que al profesar como religioso adoptó el nombre de Gabriel de la Dolorosa.

El santo se destacó por su jovialidad, por el celo en respetar los reglamentos de la orden religiosa y por su devoción a la Virgen Dolorosa.

De joven mundano a gran religioso

El jóven Francesco Possenti, tan cual era su nombre de nacimiento, era muy mundano, deseoso de estar vestido a la última moda y que le gustaba concurrir a fiestas.

Luego de estar gravemente enfermo y de morir su hermana, concurre a una procesión de la Virgen María, donde ocurre algo que le cambia su vida: Nuestra Señora lo mira fijamente de una forma que nunca había sentido en su vida.

Un santo jovial

Por eso decide ingresar a la comunidad pasionista, donde se convierte en un gran religioso.

Su vida como religioso fue corta pero intensa, fueron seis años donde el santo vivió con una enorme piedad, lo que no le impidió tener un carácter jovial.

El joven pasionista falleció luego de padecer tuberculosis.

Su testimonio en una carta

El santo da testimonio de lo que sentía respecto de su anterior vida, en una carta que le dirigió a un amigo, donde dice: “Mi buen colega; si quieres mantener tu alma libre de pecado y sin la esclavitud de las pasiones y de las malas costumbres tienes que huir siempre de la lectura de novelas y del asistir a teatros donde se dan representaciones mundanas. Mucho cuidado con las reuniones donde hay licor y con las fiestas donde hay sensualidad y huye siempre de toda lectura que pueda hacer daño a tu alma. Yo creo que si yo hubiera permanecido en el mundo no habría conseguido la salvación de mi alma. ¿Dirás que me divertí bastante? Pues de todo ello no me queda sino amargura, remordimiento y temor y hastío. Perdóname si te di algún mal ejemplo y pídele a Dios que me perdone también a mí”.

Festividad

La festividad de San Gabriel de la Dolorosa se celebra cada 27 de febrero.

ORACIÓN A SAN GABRIEL DE LA DOLOROSA

¡Oh Glorioso San Gabriel de la Dolorosa!,
que fuiste destinatario del amor y la misericordia del Señor,que, por tu afectuosísima devoción
a la insigne Virgen María afligida al pié de la Cruz,
dígnate a mirarme con bondad desde el cielo
y alcánzame el favor de Dios
las fuerzas y los medios necesarios
para prevenir los peligros del alma,
vencer las asechanzas del demonio,
llorar arrepentido mis culpas,
seguir con generosidad de corazón las divinas inspiraciones
y tener un afecto sincero
a la Pasión de Jesús y a los Dolores de mi Madre María,
a fin de que, siguiendo vuestros ejemplos aquí en la tierra,
pueda igualmente hacerte compañía
en el cielo por toda la eternidad.

San Gabriel de la Dolorosa,
me encomiendo a tu santa intercesión
y ayúdame en esta gran necesidad. Amén.

(hacer la petición).

Rezar un Padrenuestro,  una Avemaría, un Gloria y la Salve.

Santa María, Reina de todos los Santos, ruega por nosotros.

San José, Patrono de la Iglesia, ruega por nosotros.

San Gabriel de la Dolorosa, ruega por nosotros.