San Francisco de Sales

San Francisco de Sales

San Francisco de Sales es un Doctor de la Iglesia Católica, que siendo de origen noble, renunció a todos sus títulos de nobleza.

San Francisco de Sales fue un gran predicador, teólogo y cofundador de la Orden de la VIsitación.  Es el santo patrono de la prensa católica.

Sus orígenes

Francisco nació el 22 de agosto de 1567 en la diócesis de Ginebra, en el seno de una noble familia de Saboya.

A los catorce años fue enviado a París, en donde fue discípulo de los jesuitas durante siete años.

Después estudió jurisprudencia en Padua, doctorándose en derecho en 1592.

Su vida Sacerdotal

Francisco abandonó su carrera y se hizo sacerdote. Sus primeros años de sacerdocio los dedicó especialmente a la evangelización de la provincia de Chablais.

Esa provincia había sido arrastrada por el protestantismo, y logró tras grandes esfuerzos, recuperarla para el catolicismo.

Posteriormente San Francisco fue nombrado coadjutor del obispo de Ginebra en el año 1599, y poco después fue nombrado obispo de la diócesis y encaró una gran reforma en  Francia.

El santo fundó en 1610 junto a Santa Juana Francisca Fremiot de Chantal la Orden de la Visitación.

Encuentro con un gran santo

Durante un viaje que hizo a París, Francisco tuvo la oportunidad de encontrarse con San Vicente de Paúl.

Al gran San Vicente, le confió el cuidado espiritual del recién creado monasterio de la Visitación.

Al poco tiempo, San Francisco falleció en Lyon el 28 de diciembe de 1622.

Festividad

Se celebra cada 24 de enero

ORACIÓN A SAN FRANCISCO DE SALES

¡Oh Glorioso San Francisco de Sales!
Tu nombre porta la dulzura del corazón más afligido.

Tus obras destilan la selecta miel de la piedad;
tu vida fue un continuo holocausto de amor perfecto.

Tuviste el verdadero gusto por las cosas espirituales,
y un generoso abandono en la amorosa divina voluntad.

Amado San Francisco de Sales,
enséñame la humildad interior,
la dulzura de nuestro exterior,
y la imitación de todas las virtudes que has sabido copiar
de los Corazones de Jesús y de María.

Amén

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *