San Expedito

San Expedito fue un mártir que fue beatificado en 1629 por el papa Urbano VIII, y fue canonizado por el papa Clemente X en 1671 y es el abogado de las causas urgentes.

Expedito era un comandante comandante romano que vivió entre el siglo III y el siglo IV.

El comandante romano

Expedito tenía como misión defender las fronteras orientales de los territorios invadidos por los romanos contra los ataques de los hunos.

Cuando decidió convertirse al cristianismo, se le apareció el demonio en forma de cuervo, para convencerlo que demore su conversión, pero el santo lo repelió diciendo: “no dejaré nada para mañana, a partir de hoy seré cristiano”

El martirio.

Una vez convertido, Expedito se dedicó a predicar la Fe cristiana en su tropa, logrando varias conversiones.

Además, la tradición señala que se dedicó a proteger a los cristianos que los romanos llevaban a los circos para ser devorados por los leones.

Todo esto provocó la indignación del emperador Dioclesiano, por lo que el santo fue flagelado, para finalmente morir decapitado.

La fiesta.

La festividad de San Expedito se celebra cada 19 de abril.

ORACIÓN A SAN EXPEDITO.

¡Oh San Expedito! Abogado de las causas urgentes.

Te ruego que urgentemente me ayudes.

El mal que me aqueja me llena de dolor.

Que su santa intercesión, me ayude a alejar éste y todo mal.

Amén.

Oración al Santo para pedir su intercesión para urgentes necesidades económicas

San Expedito bendito protector nuestro:
guerrero y mártir que ahora gozas del Paraíso Eterno,
hoy me arrodillo ante ti para pedir tu asistencia,
te reclamo con urgencia y fervor
para que vengas en mi auxilio.

Las necesidades urgentes que hay en mi vida
no me permiten el descanso
vivo en estado de preocupación y de depresión continua.

Me siento solo y desesperado,
el abatimiento me acompaña,
el desconcierto me guía, y el sufrimiento se ha apoderado de mi.

Tú que eres el santo patrón de las causas justas y urgentes,
ayúdame, santo glorioso, a levantarme.

Te pido que acudas presto y derrames sobre mí
el valor, la energía, la esperanza,
que alivies mis penurias y miserias,
para que con tu mediación logre solucionar
las angustiosas necesidades,
los problemas económicos que me apremian
y la ruina de la que no se como salir,
te pido que con tu caridad me concedas:

(Mencionar ahora la petición).

Ayúdame a utilizar mi coraje,
a desarrollar mi fuerza y potenciar mi voluntad,
para que la terrible situación por la que ahora estoy pasando,
se resuelva pronto y todo quede en un recuerdo,
que todo sea una experiencia que tuve que pasar
para aprender y mejorar,
y que solucionados los obstáculos
se abran mis puertas a un futuro de éxito y prosperidad.

Glorioso San Expedito, oye mi suplica,
te ruego atiendas mis ruegos con urgencia.

Gracias san Expedito, santo benevolente,
pues se que estas aquí conmigo, escuchándome,
y que mi mejoría comenzará en este mismo momento,
yo te lo agradeceré el resto de mi vida
y llevare tu nombre al que lo precise.

Amén.
Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Gloria