Categorías
Santos

San Esteban Mártir

Sus inicios.

San Esteban es protomártir, es decir, el primer mártir de la Iglesia Católica. El nombre Esteban significa en griego “coronado”.

Por lo tanto, San Esteban ofreció su vida por dar testimonio de su Fe en Cristo Jesús, con quien tenía, como dijo Benedicto XVI, una enorme comunión.

San Esteban recibió la imposición de parte de los apóstoles, el día de Pentecostés, por lo que estaba lleno del Espíritu Santo.

Según la tradición, San Esteban era alguien que agradaba al Señor y estaba colmado de gracias.

Por eso, obró grandes prodigios que atraían muchos seguidores, lo que generó la envidia de los judíos que lo acusaron ante el Sanedrín, por medio de testimonios falsos.

Cuando fue llevado al Sanedrín ante el Sumo Sacerdote, San Esteban dio valientemente testimonio de su Fe en Jesucristo.

Su predicación

En el Libro Hechos de los Apóstoles, Capítulo , 7 podemos leer su maravilloso testimonio, de l cual se resume lo siguiente:

“El cielo es mi trono, y la tierra la tarima de mis pies. ¿Qué casa me edificarán ustedes, dice el Señor, o donde podrá estar mi lugar de reposo?

¿No fueron acaso mis manos las que hicieron todas las cosas?”

¡Hombres rebeldes, paganos de corazón y cerrados a la verdad! Ustedes siempre resisten al Espíritu Santo y son iguales a sus padres.

¿Hubo algún profeta a quien ellos no persiguieran? Mataron a los que anunciaban la venida del Justo, el mismo que acaba de ser traicionado y asesinado por ustedes,

Los que recibieron la Ley por intermedio de los ángeles y no la cumplieron».

Al oír esto, se enfurecieron y rechinaban los dientes contra él.

Esteban, lleno del Espíritu Santo y con los ojos fijos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesucristo, que estaba de pie a la derecha de Dios.

Entonces exclamó: «Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios».

Su martirio

Ellos comenzaron a vociferar y, tapándose los oídos, se precipitaron sobre él como un solo hombre,

y arrastrándolo fuera de la ciudad, lo apedrearon. Los testigos se quitaron los mantos, confiándoles a un joven llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba, diciendo: «Señor Jesús, recibe mi espíritu».

Después, poniéndose de rodillas, exclamó en alta voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado». Y al decir esto, expiró.

Quienes lo escucharon no soportaron semejante testimonio de Fe y decidieron martirizarlo, apedreándole, hasta su muerte”.

Finalmente, el cuerpo del santo, fue recogido por unos cristianos, que a pesar de estar muy consternados, le dieron sepultura.

Cada 26 de diciembre se celebra la festividad de San Esteban, que es el patrono de los mártires.

Oración a San Esteban

¡Oh San Esteban! Que distes con valentía, testimonio de tu Fe y Amor a Cristo, ayúdame a ser un fiel seguidor de Jesucristo por medio de buenas palabras y buenas acciones, hasta mi último día de  vida terrena. Te ruego que intercedas por mí, para que todos podamos encontrarnos en el Paraíso.

Amén.

IMAGEN DE SAN ESTEBAN

ESTATUA DE SAN ESTEBAN