Categorías
Santas

Santa Gemma Galgani

Modelo de Pureza.

Santa Gemma fue una joven muy piadosa, que rezaba cada día, tres Avemarías a la Virgen María.

Además de ser muy devota de la Sagrada Eucaristía, fue catequista y concurría a ver a los enfermos para catequizarlos.

La joven hizo votos religiosos aunque nunca pudo ingresar al convento por los problemas de salud que padecía.

Su luchas contra el demonio

Santa Gemma varias veces fue hostigada por el demonio y la santa ofrecía esos tormentos por la conversión de los pecadores.

La santa sufrió posesiones demoníacas, que terminaron cuando un sacerdote conocido, le regaló una reliquia de la Santa Cruz.

Pero no todos fueron tormentos para Gemma, el Señor le concedió el don de los estigmas y tenía momentos de éxtasis.

Pero por esto, la gente pensaba que estaba loca y se burlaba de ella.

Las visitas de San Gabriel de la Dolorosa

Una vez a Santa Gemma le prestaron para que leyera un libro con la historia de San Gabriel dela Dolorosa.

La santa quedó tan fascinada con la historia de este gran santo pasionista, que le costó devolver el libro.

La misma noche en que devolvió el libro de San Gabriel, se le apareció un joven vestido de blanco, que luego se quitó la túnica dejando al descubierto el hábito pasionista.

Ese joven resultó ser San Gabriel de la Dolorosa, que le dijo a Santa Gemma: “Ya ves qué agradable ha sido tu sacrificio. He venido yo mismo a verte. Procura ser buena y volveré.”

En otra oportunidad, se le apareció para le decirle que hiciese los votos religiosos pero que no agregara nada más.

La santa con curiosidad le preguntó: “¿Y por qué?”.

El santo la miró y sonriéndole, le colocó el escudo pasionista diciéndole: “Hermana mía”. Y luego desapareció.

La conversión de un sacerdote

En su último tiempo de vida, Santa Gemma padeció una enfermedad que le hacía padecer muchos dolores. La santa los ofreció por la conversión de un sacerdote que llevaba una vida desordenada.

El sacerdote se convirtió dos días antes de que Gemma falleciera.

La joven murió el 11 de abril de 1903, que era Sábado Santo.

En esa misma fecha se celebra su festividad.

ORACIÓN A SANTA GEMMA

¡Oh dulce Santa Gemma!

Que transitaste por este valle de lágrimas.

sufriendo muchos infortunios,

te ruego que intercedas por mí,

para que el Señor me conceda,

que cuando me toque sufrir alguna enfermedad,

la sepa aceptar como un bien para fortalecer mi alma,

y también sepa implorar por tu piadosa oración,

para mi pronta recuperación

de las dolencias que me toque padecer.

Amén.

ORACIÓN DE SANTA GEMA

Aquí me tenéis postrada a vuestros pies santísimos, mi querido Jesús, para manifestaros en cada instante mi reconocimiento y gratitud por tantos y tan continuos favores como me habéis otorgado y que todavía queréis concederme. Cuantas veces os he invocado, ¡oh Jesús! me habéis dejado siempre satisfecha; he recurrido a menudo a Vos, y siempre me habéis consolado. ¿Cómo podré expresaros mis sentimientos, amado Jesús? Os doy gracias…; pero otra gracia quiero de Vos, ¡oh Dios mío!, si es de vuestro agrado… (aquí se manifiesta la gracia que se desea conseguir). Si no fuerais todopoderoso no os haría esta súplica. ¡Oh Jesús!, tened piedad de mí. Hágase en todo vuestra santísima voluntad.

Medalla Santa Gema