Categorías
Santas

Santa Faustina Kowalska

Servidora de la Divina Misericordia.

Su nombre era Helena Kowalska pero al ingresar el convento adoptó el nombre de María Faustina del Santísimo Sacramento.

Faustina ingresó en 1925 a la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericorcia, despues de muchos llamados de Jesús.

Escribió sobre sus experiencias místicas en un diario espiritual, a pedido de su confesor.

Las apariciones de Jesús.

En 1931 comenzaron las apariciones de Jesús. El Señor le pidió a Santa Faustina le pidió que pintara un cuadro con la imagen suya.

Además, la imagen debía tener la leyenda “Jesús, en vos confío” y la imagen debía ser solemnemente bendecida el primer domingo después de Pascua.

La Devoción de la Divina Misericordia.

En su diario describió la Devoción a la Divina Misericordia, que surge de las conversaciones que la santa mantenía con Jesús.

A la misericordia se obtiene con confianza en Jesús, ya que esa es su principal prerrogativa, por ser la última tabla de salvación.

La Fiesta de la Misericordia.

Esta fiesta se celebra el domingo siguiente al de Pascua y fue instituida por San Juan Pablo II.

Jesús prometió a Santa Faustina que el perdón total de los pecados que  y penas a quien ese día se confiese y comulgue.

La Coronilla a la Divina Misericordia.

Santa Faustina escribió en su diario que Jesús le dijo que derramará un enorme caudal de gracias sobre las almas que recen la coronilla.

El Señor le dijo a Santa Faustina, que esta oración es para aplcar su ira.

Se debe rezar durante 9 días, con un rosario común.

Además, Jesús le dijo a la santa: “A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en vida y especialmente a la hora de la muerte”.

La coronilla se reza de esta forma:

La Coronilla a la Divina Misericordia se reza con un rosario común.   Se comienza haciendo la señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Oración al principio (opcional): “Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y derrámate sobre nosotros”.
“Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío”.
En las cuentas grandes del Padre Nuestro antes de cada decena: “Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero” .
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena: “Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.
Después de las cinco decenas, repita tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.
Oración final (opcional): “Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentamos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Misma”.

Finalizar repitiendo tres veces: “Jesús en Vos Confío”.

La Hora de la Misericordia.

Jesús también le enseñó esta devoción a Faustina, donde lo ne indicó la realización de propone una oración concreta para las 3 de la tarde.

Se puede rezar el Via Crucis, hacer una visita al Santísimo Sacramento, y si el tiempo no lo permite debido a las obligaciones, por lo menos, durante un breve momento, allí donde estemos, hay que tratar de unirse al Señor en el momento de la agonía en la Cruz.

Lo que se debe hacer es meditar el misterio de la Pasión de Cristo.

Se pueden rezar estas oraciones breves a las tres de la tarde:

1.- “Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío”.

2.- ” Expiraste Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta tu última gota de sangre”.

Requisitos que se deben cumplir en esta devoción:

1.- Debe tener lugar a las tres de la tarde (cuando el reloj marca la hora exacta).

2.- Debe dirigirse directamente a Jesús.

3.- En nuestras súplicas y peticiones, hay que referirse a los méritos y al valor de su dolorosa Pasión.

Jaculatoria.

Jesús le pidió a Faustina que escribiera en su diario esta jaculatoria y le pidió que la rezara con frecuencia:

“Oh Sangre y Agua, que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, yo confío en Vos”.

Los últimos días de la santa.

Santa Faustina padeció muchos dolores en los últimos años de su vida. Falleció a los 33 años el 5 de octubre de 1938, fecha en que se celebra su festividad.

Fue canonizada por San Juan Pablo II, el 30 de abril del año 2000.

ORACIÓN A SANTA FAUSTINA

¡Oh Santa Faustina! Me encomiento a tu santa interseción

ayúdame a entregarme confiadamente a la Divina Miserircordia,

y también a difundir esta devoción,

para la conversión de los pecadores.

Amén

Diario de Santa María Faustina