fbpx

Marketing Interno

Marketing Interno

Gracias por difundir

El marketing interno, considera que a todos los que trabajan en una organización, se los debe tratar como si fueran clientes, por ello se denomina a los trabajadores sean rentados o no, clientes internos.

El marketing interno es un proceso, que pretende:

  1. Desarrollar una cultura de servicio en la organización
  2. Mantener motivado al personal, por medio del reconocimiento y un adecuado sistema de recompensas.
  3. Fortalecer el sentido de pertenencia de todos los que trabajan en la organización.

A través de estas políticas, se busca crear estructuras organizativas flexibles, que estén en condiciones de adaptarse a los constantes cambio de escenario que se producen en estos tiempos. Se trata de lograr la existencia, de la menor cantidad de niveles jerárquicos posible, entre el máximo y el mínimo nivel de la organización. Además, se promueve un estilo de liderazgo participativo, que permita un mayor grado de colaboración de todos los miembros de la organización.

Para lograr todo esto, se precisa de directivos abiertos, con deseos de mantener una comunicación fluida con sus dirigidos, que no sean reacios a consultar y dejar participar, tanto a los empleados como a los voluntarios, para que sean escuchados cuando presenten sus iniciativas; lo que posibilitará que estos se sientan verdaderamente involucrados en el proyecto que se está llevando adelante.

Un directivo con un modelo mental, auténticamente influido por el marketing interno, tendrá que promover entre su personal, el desarrollo de sus potencialidades, no solamente las individuales, sino también las dotes para el trabajo en equipo, formando grupos de trabajo bien cohesionados y solidarios.

Por eso dime como tratas a tus empleados y te diré como atiendes a los clientes, le podríamos decir a los responsables de diseñar majestuosos planes de Marketing que no consideran a los trabajadores. No es posible tener clientes contentos si tenemos empleados descontentos.

Elaborar un plan de acción sin considerar a las personas que deben llevarlo a cabo, es una falta de respeto. Esto ocurre porque a la persona que trabaja se la trata como un mero recurso de la empresa.

Si en verdad nos preocupa la dignidad de la persona que trabaja en una organización, cualquiera sea la posición que tenga en la empresa, es poco feliz el uso de la expresión “Recursos Humanos”.

Como bien señala el profesor de Derecho del trabajo Mario Ackerman, no es lo mismo tratar a un sujeto como lo es el trabajador que a un instrumento u objeto como es un recurso: a un trabajador se lo emplea y un recurso se tiene; al trabajador se le respeta para mantener una buena relación laboral y al recurso se lo usa. Por eso, si se trata al hombre como un recurso, se pierde de vista la condición humana de la persona que trabaja.

Por ello, una visión moderna del marketing, debería considerar al elaborar un plan de acción, la atención que reciben los trabajadores que son los clientes internos, que merecen ser bien atendidios y satisfechos, muy en especial aquellos que tendrán contacto directo con el cliente externo y que serán los responsables de la imagen que de la empresa.

La forma en que se trate al trabajador terminara reflejándose en la forma en que sea atendido el cliente externo, puesto que si los trabajadores no se sienten tenidos en cuenta, solo se limitaran a obedecer y cumplir un horario, pero no se preocuparan de brindar un buen servicio porque se sentirán ajenos al proyecto por sentirse bien tratados y por no haberse abierto canales de particiáción para ofrecer un servicio mejor.

En este nuevo esquema, los trabajadores deberan gozar de una razonable libertad para tomar las decisiones que sean necesarias para que un cliente quede plenamente satisfecho. Toda la organización debe estar abierta y predispuesta al cambio y a la innovación continua.

Para ello, se debera entrenar al personal mediante programas de capacitación que, como enseña Oscar Blake, sirvan para que el trabajador aprenda, que lo que aprenda sea llevado a la practica y para que lo aprendido permanezca en el tiempo. La educación continua es la forma de ayudar a mejorar día a día todos los miembros de la organización. Cada una de las personas de una empresa, comenzando por el numero uno, deben apuntar a ser cada vez mejores en todo sentido, como personas y como trabajadores y así diferenciarse del resto de las empresas que compiten en el mercado.


©Daniel Mendive. Se puede compartir mencionando la fuente.



Gracias por difundir