La Constitución debe ponerle límites al poder

Gracias por difundir

Decía Montequieu en su magnífica obra “El espíritu de las leyes”: “Las leyes, en su significación más lata, son las relaciones necesarias que se derivan de la naturaleza de las cosas”.

El constitucionalismo nació como una doctrina que limita el poder. De ello se desprende que la naturaleza propia del derecho constitucional, es ponerle lìmites al poder del Estado.

Por lo tanto, las legislaciones de emergencia, que muchas veces en Latinoamérica son inevitables porque la realidad fáctico polìtica sobrepasa a la letra de las constituciones, debe aparecer excepcionalmente en el ordenamiento jurídico.

Para evitar estas situaciones de emergencia polìtio legal, es necesario que quienes detentan el poder tengan apego a la letra de la ley durante el ejercicio de sus funciones, en todos los ámbitos de la gestión del Estado.

La falta del cuplimiento de la ley en el ejercicio del poder y la desvirtuaciòn del espíritu de las leyes fundamentales, pueden terminar provocando situaciones de crisis político institucionales, que obligan a recurrir a las leyes de emergencia, que pueden entrar en tensión con las constituciones vigentes.

Cuando en una Nación se reforma y se interpreta la Constitución a la medida del poder de turno, la repúbica se corrompe, porque el espíritu constitucional de limitar el poder queda en el olvido.

Por eso Montesquieu decía que “cuando en un gobierno popular caen las leyes en el olvido, como esto sólo puede provenir de la corrupción de la república, está ya perdido el Estado”.

Una Constitución que no garantice la división de poderes, el pluralismo polìtico y la alternancia en el ejercicio del poder, va en contra el espíritu del derecho constitucional que es limitar el poder.

No se puede dejar de lado en este análisis a las leyes que reglamentan el ejercio de los derechos constitucionales, que no pueden desvirtuar tanto sus textos como sus interpretaciones, los principios, garantías y derechos reconocidos en cada constitución. La Constitución de la Nación Argentina es clara al declarar esto en el artículo 28.

El principio del art. 28 debe estar siempre presente a la hora de interpretar las leyes y los tratados internacionales que tienen jerarquía constitucional, según el art. 75 inc. 22 de la Constitución de la Nación Argentina.

Publicado bajo licencia Creative Commons

Se puede reproducir mencionando la fuente.


Gracias por difundir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *