Posted on
Gracias por difundir

Philip Kotler sostiene que el concepto y básico y fundamental del marketing, es el de las necesidades humanas. Una necesidad humana es aquella condición en que se percibe una carencia.

Las personas satisfacen sus necesidades y anhelos por medio de los productos. Para Kotler, todo aquello que pueda satisfacer una necesidad se puede considerar un producto.

El marketing contribuye a que aparezcan en el mercado cada vez mejores productos y servicios que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas.  Por lo tanto, contribuye al desarrollo de la sociedad, puesto que el marketing se apoya en investigación de mercado tanto cuantitativa como cualitativa, evaluación del negocio, segmentación y diseño del producto o servicio.

Todo ello permite obtener una rica y valiosa información que permite tener mayor precisión a la hora de lanzar un producto o servicio, aunque ello, por supuesto, no garantiza el éxito.

Como toda disciplina, debe apoyarse en principios morales y éticos a fin de no incurrir en practicas contrarias a la dignidad de la persona humana.

En otras palabras, la guía rectora del marketing debe ser, satisfacer los deseos y necesidades de las personas, y para ser eficaz en esta misión, debe seguir un riguroso plan de investigación que no se limite a aspectos cuantitativos sino que tenga muy en cuenta los aspectos cualitativos, como por ejemplo las motivaciones y la relación psico-afectiva del cliente con las marcas.

La relación con los clientes será más perdurable, cuanto mejor se sientan atendidos y perciban que las empresas se ocupan por su bienestar.

El buen servicio al cliente comienza desde el proceso mismo de detección de necesidades. Esta cuidadosa investigación es en si misma un servicio que se preocupa por saber que es lo que quiere el cliente.

Preocuparse por el cliente es la mejor forma de tener una buena participación en el mercado y como consecuencia buenas ganancias. Pero primero, los directivos de las empresas deben darle prioridad los intereses de los clientes.

Los especialistas coinciden en señalar que cuesta mas hacer un nuevo cliente que conservarlo. Para conservar un cliente no basta con ofrecerle un buen producto a buen precio, se le debe dar una excelente atención y mantenerse en comunicación con él para saber si esta conforme con lo que nos ha comprado.

Un cliente satisfecho será la mejor forma de hacer publicidad porque ese cliente recomendara a aquella empresa que le ha brindado un servicio excelente.

Las ventas crecerán cuanto más clientes dejen satisfechos las empresas, a mayor calidad de atención mayores ganancias. Una empresa con clientes satisfechos es una empresa en crecimiento, una empresa con clientes insatisfechos es una empresa en peligro.

Por este motivo, también debe ser amplia nuestra visión respecto de quienes son nuestros clientes. Muchos planes de marketing fracasan por desconocer los estrechos vínculos que tienen las políticas de marketing externo e interno. Todavía existen empresas que solo tienen en la mira al cliente externo, sin tomar en cuenta a las personas que trabajan en la empresa, que son el cliente interno de la organización.


©Daniel Mendive. Compartir mencionando la fuente.


Gracias por difundir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *