Categorías
Devociones Marianas

Virgen del Perpetuo Socorro

La Santa Patrona de los Padres Redentoristas.

Según la tradición, fue en el siglo XV, cuando un tenía la pintura del Perpetuo Socorro y para proteger el cuadro, decidió llevarlo a Italia.

Durante el viaje a Italia, se desató una tormenta. El comerciante alzó el cuadro y pidió socorro. Entonces el mar se calmó.

Antes de morir, el mercader le entregó el cuadro a un amigo, bajo la promesa de que se lo entregaría a una iglesia ilustre.

Pero la esposa de este amigo, quiso quedarse con el cuadro y por lo tanto, no se cumplió con la promesa y el hombre enfermó y murió.

El deseo de la Virgen

La Virgen se le apareció a la hija de seis años de ese hombre y le dijo que quería que ese cuadro estuviera en la iglesia de San Mateo.

La iglesia de San Mateo fue destruidas por Napoleón pero un monje agustino, logró salvar la imagen.

Entonces la imagen fue llevada a la capilla agustiniana en Posterula.

Sobre las ruinas de las iglesia de San Mateo, los padres redentoristas construyen la iglesia de San Alfonso y descubren que allí estuvo el cuadro del Perpetuo Socorro.

Le informan al Papa IX lo sucedido y éste dispone que el cuadro fuera devuelto a la Iglesia entre Santa María la Mayor y San Juan de Letrán.

Además les pidió a los padres Redentoristas que difundieran a Nuestra Señora del Perpetuo.

La festividad

El día 27 de junio.

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO

¡Santísima Virgen María, Madre del Perpetuo Socorro!

Te elevo mi oración para suplicarte,

que no dejes de socorrerme en todo momento,

en mis tentaciones, en mis caídas, en mis dificultades,

en todas las miserias de la vida

y especialmente, en el momento de la muerte.

¡Madre purísima! Concédeme la gracia

de acudir siempre y confiadamente a Vos.

Para obtener tu perpetuo socorro y la gracia

de la perseverancia final.

Ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte.

Amén.

MEDALLA DE LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO