Categorías
Devociones Marianas

Virgen de Guadalupe

La Madre de las Américas.

La historia de la Virgen de Guadalupe comienza el 9 de diciembre de 1531, cuando por unos días se produjeron apariciones de la Virgen.

La última aparición ocurrió el 12 de diciembre de ese año, fecha en que se celebra la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe.

La Primera Aparición

Fue el 9 de diciembre a un indio recién convertido a la Fe Católica, llamado Juan Diego.

Cuando Juan Diego fue a rezar, vio una nube blanca y escuchó que lo llamaban por su nombre.

Además, el indio vio a una Señora, quien le dijo ser la Virgen María.

El pedido de la Virgen

La Virgen le pidió a Juan Diego, que fuera a ver al obispo y le diga que en ese lugar (Cerro Tepeyac), se le construyera un templo pero el obispo no le creyó.

Juan Diego volvió al lugar y se encontró de nuevo con la Virgen, quien le insistió que volviera a hablar con el obispo.

El indio fue a ver nuevamente al obispo, quien al escucharlo le dijo que la Señora debía darle alguna señal que probara que ella era la Madre de Dios.

Juan Diego volvió para hablar con la Virgen, que le dijo que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal.

La señal de la Virgen

Pero al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío estaba muy enfermo.

Era la madrugada del 12 de diciembre de 1531 cuando Juan Diego fue rápidamente a un sacerdote para su tío que estaba agonizando. Cuando llegó al sitio debía encontrarse con la Virgen, optó por  tomar otro camino para evitarla.

Pero de repente la Virgen María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.

El indio le explicó lo que sucedía y la Virgen le dijo a Juan Diego que su tío no moriría y que ya estaba sano.

Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo.

La Virgen le dijo que subiera a la cumbre del cerro. Allí encontró rosas frescas y cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.

Al encontrarse con el obispo Juan Diego desplegó su manta y se  cayeron al suelo las rosas y en su tilmatli estaba la imagen de la Virgen.

Al ver esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.

Esa imagen en el tilmatli hoy se venera como Nuestra Señora de Guadalupe.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE GUADALUPE

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas

tu que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,

me consagro a ti con todo mi ser y todo mi amor.

Te consagramos mi vida, mi familias,

mi trabajo de cada día, mis alegrías, mis tristezas

y mis dolores y enfermedades.

Te ruego por el Papa, los obispos, los sacerdotes, lo diáconos

los religiosos, las religiosas, los consagrados y consagradas de

toda nuestra América.

Protégenos a todos Madre Buena, que en ti ponemos toda nuestra

esperanza.

Amén.

Medalla de la Virgen de Guadalupe