Categorías
Devociones Marianas

Nuestra Señora de Lourdes

Yo soy la Inmaculada Concepción

En 1858 en las afueras de Lourdes, tres niñas salieron a buscar leña, una de ellas se llamaba Bernardita Soubirous.

En el recorrido pasaron por una gruta, en donde Bernardita pudo ver a una Joven de túnica blanca.

Las visiones de Bernardita continuaron durante cinco meses, que solamente las tenía ella.

Bernardita tenía sumo interés en saber quien era esa joven que se le aparecía e insistía en que le dijera cual era su nombre.

Finalmente, la joven le respondió en una de las 18 veces, que Bernardita pudo verla diciendole: “Yo soy la Inmaculada Concepción“.

El Milagro

Bernardita al relatar como eran las apariciones, comentaba que la Virgen le pidió que fuera a tomar agua de la fuente.

La vidente pensó que le estaba indicando que fuera hacerlo al río Gave pero  la Virgen le dijo que debía escarbar en la tierra.

A pesar de excavar, no salía agua, lo que provocó la incredulidad de las muchas personas que estaban con Bernardita.

Pero de repente, brotó un  manantial de agua del que todavía sigue saliendo agua en la actualidad.

Los pedidos de la Virgen

1.- Penitencia y oración por los pecadores.
2.- Vivir una pobreza más evangélica.
3.- Pedido de procesiones a la gruta y la construcción de una capilla en el lugar.

La aprobación de la Iglesia

Despues de una minuciosa investigación, en donde no faltaron intensos interrogatorios a Bernardita, la Iglesia declaró como verdaderas las apariciones en 1862.

La fiesta de la Virgen de Lourdes se celebra el 11 de febrero.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LOURDES

¡Oh Inmaculada Concepción! Te ruego que me acompañes,

ayúdame a salir de la oscuridad del pecado,

y llévame por el camino de la luz.

Ayúdame a ser fiel a Nuestro Señor Jesucristo,

que tu presencia en cada momento de mi vida

me reconforte el alma.

¡Amada Virgen de Lourdes! Ruega por nosotros los pecadores
Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
Salud de los enfermos, ruega por nosotros.

Amén.

Estatua de la Virgen de Lourdes y Bernadette