Nuestra Señora de Cuapa

Nuestra Señora de Cuapa

Nuestra Señora de Cuapa es una advocación mariana, que conmemora las apariciones de la Virgen María en Nicaragua al vidente Bernardo Martínez.

La primera aparición.

La Virgen se le apareció por primera vez a Bernardo el 8 de mayo de 1980.

En esa oportunidad, la Virgen le dijo a Bernardo: “Quiero que recen el Rosario todos los días. No quiero que lo recen solamente en el mes de mayo. Quiero que lo recen permanentemente, en familia, desde los niños que tengan uso de razón… que lo recen en una hora fija cuando ya no haya problemas con los quehaceres del hogar”.

Además, Bernardo al dar testimonio de esa aparición dijo que al Señor no le gusta que recemos mecánicamente y de prisa .

Por eso dijo que la Virgen recomendó rezar el rosario usando citas bíblicas.

La advertencia de la Virgen

“Diles a creyentes y no creyentes que al mundo lo acechan graves peligros. Pido al Señor que aplaque su justicia; pero si ustedes no cambian, abreviarán la venida de una tercera guerra mundial”.

La segunda aparición

Un mes después se produce la segunda aparición, pero en este caso a través de un sueño donde vio cuatro grupos de personas.

Al primer grupo, lo integraban personas que estaban vestidas de blanco que cantaban llenas de gozo. La Virgen le dijo que estas personas fueron integrantes de las primeras comunidades cristianas, muchas de ellas fueron mártires.

En el segundo grupo, había personas vestidas de blanco con el rosario en las manos. Los del tercer grupo, estaban vestidos de color café y la Virgen le dijo a Bernardo, que los de este grupo recibieron el rosario de mano de los primeros.

Por último, vio al cuarto grupo con personas vestidas igual que las personas en la actualidad, por eso Bernardo le dice a la Virgen: “Señora con estos me voy porque están vestidos como yo”.

Pero la Virgen le dijo: “No todavía te falta, tienes que decir a la gente lo que has visto y oído. Te he mostrado la gloria del Señor, y esto van a adquirir ustedes si obedecen al Señor, la Palabra del Señor, si perseveran en el rezo del Santo Rosario y ponen en práctica la Palabra del Señor”.

La tercera Visión

Bernardo volvió tener una visión, nuevamente a través de un sueño y en esta oportunidad, Bernardo observa la presencia de un ángel.

Bernardo llevaba las peticiones de mucha gente, entre las que estaba la de una mujer que tenía su hermano preso.

Entonces el ángel le dice a Bernardo: “Ve y dile a la hermana que el preso está muy triste; que le aconseje que no firme un documento; que lo van a presionar para que lo firme haciéndose responsable de un dinero; él es inocente. Que ella no se aflija, que va a poder hablar con él a solas, que la van a tratar con amabilidad. Que vaya el lunes al comando de Juigalpa a dar todos los pasos para sacarlo, porque ese día lo van a dar. Que lleve mil córdobas porque le van a cobrar la multa”.

Bernardo cumplió con lo que el ángel le dijo y todo aconteció como el ángel predijo.

La aparición de septiembre

En la que fue la cuarta aparición, Bernardo recibió de la Virgen el siguiente mensaje: “Quiero que recen el rosario, todos los días. No quiero que lo recen solamente el mes de mayo”.

Cuando Bernardo le dijo que habían juntado dinero para construir un templo pero la Virgen le dijo: “No. El Señor no quiere templos materiales. Quiere los templos vivos, que son ustedes. Restauren el Sagrado Templo del Señor. En ustedes tiene el Señor todas sus complacencia”.

La última aparición

La última aparición de la Virgen fue el 13 de octubre de 1980, donde Nuestra Señora, se manifestó como la Virgen Dolorosa.

A la Virgen se la vio triste y pidió que se haga oración y que se renovara la devoción de los cinco sábados.

Además, la Virgen le avisó a Bernardo que no la vería más, pero el le pidió que no se fuera.

Entonces la Virgen le dijo que siempre iba a estar con él y que la gente la invocara con estas palabras:  “Santísima Virgen, eres mi Madre, La Madre de todos nosotros pecadores”.

Festividad

Cada 8 de mayo, en coincidencia con la celebración de otra advocación mariana: Nuestra Señora de Luján.