Categorías
Santos

San Benito de Nursia

El santo patriarca de los monjes occidentales.

San Benito de Nursia o San Benito Abad, fue un monje cristiano que vivió entre el Siglo V y VI, hermano gemelo de Santa Escolástica.

Al santo se lo considera como el padre del monasticismo occidental, fundó la orden de los benedictinos y escribió la Regula monasteriorum, más conocida como la Regla de San Benito.

La fundación del Monasterio.

En el año 530 San Benito fundó el Monasterio de Monte Cassino, allí escribió su regla.

San Benito tomó como modelo las reglas de San Juan Casiano y la de San Basilio.

Además, se guió con escritos de San Pablo, San Cesario y también con la Regula Magistri cuyo autor se desconoce.

El lema de San Benito es Ora et labora” (ora y trabaja).

Su Fiesta.

Se celebra cada 11 de julio.

La Medalla de San Benito.

El santo tenía una gran devoción por una cruz-medalla y recomendaba su uso.

La medalla tiene dos caras, por un lado está la imagen del Santo Patriarca, y por el otro, una cruz, que a su alrededor lleva una letras que son iniciales de la oración: Crux Sancti Patris Benedicti (Cruz del Santo Padre Benito), Crux Sacra Sit Mihi Lux (Mi luz sea la Cruz Santa), Non Draco Sit Mihi Dux (No sea el demonio mi guía), Vade Retro Satana (¡Apártate, Satanás!), Numquam Suade Mihi Vana (No sugieras cosas vanas), Sunt Mala Quae Libas (Pues maldad es lo que brindas) Ipse Venena Bibas (Bebe tu mismo el veneno).

Cuando San Benito hacía la señal de la cruz obtenía una especial protección divina.

Esta medalla tiene que ser bendecida por un sacerdote, por medio de la siguiente oración:

-Nuestra ayuda nos viene del Señor

-Que hizo el cielo y la tierra.

– Te ordeno, espíritu del mal, que abandones esta medalla, en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene.

Que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del adversario, todo el poder del diablo, todos los ataques e ilusiones de satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo.

En el nombre del Padre Omnipotente y de su Hijo, nuestro Señor, y del Espíritu Santo Paráclito, y por la caridad de Jesucristo, que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y al mundo por el fuego.

Bendición

-Señor, escucha mi oración.

-Y llegue a tí mi clamor.

– Oremos:

Dios omnipotente, dador de todos los bienes, te suplicamos humildemente que por la intercesión de nuestro Padre San Benito, infundas tu bendición sobre esta sagrada medalla, a fin de que quien la lleve, dedicándose a las buenas obras, merezca conseguir la salud del alma y del cuerpo, la gracia de la santificación, y todas la indulgencias que se nos otorgan, y que por la ayuda de tu misericordia se esfuerce en evitar la acechanzas y engaños del diablo, y merezca aparecer santo y limpio en tu presencia.

Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Categorías
Santos

San Cayetano de Thiene

El santo de la Providencia.

Cayetano fue un sacerdote italiano, nacido en Vicenza, que fundó la Orden de Clérigos Regulares o de los Teatinos.

La orden fue fundada para renovar el espíritu y la labor misionera de los sacerdotes.

San Cayetano consideraba que la Iglesia debía contrarrestar la Reforma Protestante y servir a los más pobres.

Por eso decía: “Lo primero que hay que hacer para reformar a la Iglesia es reformarse uno a sí mismo”.

Un gran devoto de la Eucaristía.

San Cayetano fue ordenado sacerdote a los 33 años y tenía un respeto tan grande por la Santa Misa, que se dedicó tres meses para prepararse para su celebración.

El santo adoraba a Jesucristo muy devotamente en el Santísimo Sacramento, recordando la santa infancia del Señor.

Por esa razón, la imagen preferida de San Cayetano era la del Divino Niño Jesús.

Su vocación por ayudar a los pobres y los enfermos.

El santo fundó la organización de beneficencia Monte di Pietà, que prestaba dinero a personas muy pobres a muy bajo interés,  para luchar contra os usureros.

Esa organización, luego fue el Banco de Nápoles.

El santo sacerdote, también se dedicó a a atender a los enfermos en los hospitales, especialmente a los más abandonados y despreciados.

Su Festividad.

San Cayetano partió a la Casa del Padre, el 7 de agosto de 1547, a los 66 años, fecha en que se celebra su fiesta patronal.

ORACIÓN A SAN CAYETANO.

¡Amado San Cayetano, Patrono de la Providencia!, no permitas que en mi casa me falte la subsistencia y de tu generosa mano una limosna te pido en lo temporal y humano.

¡Oh glorioso San Cayetano!, Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Jaculatoria: Glorioso San Cayetano, intercede por nosotros ante la Divina Providencia. Amén.

Categorías
Santos

San Alfonso María de Ligorio

Patrono de los Confesores y los Abogados Católicos.

San Alfonso es un santo italiano de la Iglesia Católica, que vivió principalmente durante el siglo XVIII.

Nació en Nápoles y estudió de derecho en la Universidad de Nápoles, destacándose como un gran estudiante, lo que le permitió obtener a los 16 años el grado de doctor en derecho civil y en derecho canónico.

Su desencanto con la profesión de abogado.

A pesar de tener éxito en el ejercicio de la profesión de abogado,  terminó desencantado de ella.

En esa época había corrupción en los procesos y en el foro tribunalicio.

Por lo tanto, decidió abandonar la profesión para ser sacerdote. Luego de ser ordenado, fundó el 9 de noviembre de 1732 la Congregación del Santísimo Redentor, en la actualidad conocida como la orden de los Redentoristas.

San Alfonso se opuso a los formalismos y rigorismos carentes de sentido, que en su opinión “cerraban a la gente los caminos del Evangelio”.

Su labor como obispo.

En 1762 el Papa lo nombró obispo de Santa Agueda y permaneció al frente de la diócesis por 13 años donde predicó el Evangelio.

Su labor como obispo se destacó por la formación de grupos de misioneros y por dar catequesis a los más pobres y necesitados.

Además, San Alfonso fue un escritor muy prolífico, alcanzando los 111 títulos, lo que le valió se declarado Doctor de la Iglesia Católica.

Expulsado de la orden religiosa, que el fundó.

El santo luchó sin éxito para que el Vaticano, aprobara la regla de su orden religiosa.

Además su salud, no lo acompañaba al punto de quedar casi ciego, lo que le dificultaba dirigir su orden.

En ese estado, firmó un documento de gran importancia, sin haberlo leído debidamente.

Por eso, terminó siendo expulsado de la orden que él mismo había fundado, por decisión del Papa Pío VI en el año 1780.

El santo nunca cuestionó esa decisión y murió el 1 de agosto de 1787, a los 90 años.

Después de su muerte, los redentoristas obtuvieron el reconocimiento pleno y se expandieron por distintos países del mundo.

Su Festividad

Se celebra cada 1 de agosto.

Oración de San Alfonso María de Ligorio

Señor mío Jesucristo, que por amor a los hombre estás noche y día en este sacramento, lleno de piedad y de amor, esperando, llamando y recibiendo a cuantos vienen a visitarte: creo que estás presente en el sacramento del altar.

Te adoro desde el abismo de mi nada y te doy gracias por todas las mercedes que me has hecho, y especialmente por haberte dado tu mismo en este sacramento, por haberme concedido por mi abogada a tu amantísima Madre y haberme llamado a visitarte en este iglesia.

Adoro ahora a tu Santísimo corazón y deseo adorarlo por tres fines: el primero, en acción de gracias por este insigne beneficio; en segundo lugar, para resarcirte de todas las injurias que recibes de tus enemigos en este sacramento; y finalmente, deseando adorarte con esta visita en todos los lugares de la tierra donde estás sacramentado con menos culto y abandono.

Amén.

 

Categorías
Santos

San Pío de Pietrelcina

Reza, espera y no te preocupes.

Esto decía el Padre Pìo sobre la oración. El fraile capuchino que nació en Pietrelcina, bajo el nombre de Francesco Forgione.

Cuando se consagró a la vida religiosa y recibió el hábito de la Orden de los Capuchinos, adoptó el nombre de Fray Pío de Pietrelcina en honor a San Pío V.

Fue un sacerdote que durante el sacramento de la reconciliación era capaz de leer las conciencias, tambíen por medio de la oración podría conseguir curas milagrosas, tenía el don de la bilocación y de las profecías y también, recibió los Estigmas.

Solo soy un humilde fraile que ora.

San Pío de Pietrelcina fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1910 y en 1916 fue enviado al convento de San Giovanni Rotondo.

El padre Pío fue un fraile consagrado intensamente a la oración, que experimentaba en todo su ser el hambre y la sed de Cristo.

Por eso, vivía con una profunda devoción la celebración de cada Misa, al punto de decir “El mundo puede subsistir sin el sol, pero nunca sin la Misa”.

Reflexión sobre la oración de San Pío de Pietrelcina

“Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración… La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón” San Pío de Pietrelcina

Los estigmas.

Entre los muchos dones que tenía el padre Pío, estaban los estigmas que recibió, lo cual le dio gran popularidad pero también provocó que fuera investigado por la Santa Sede.

El Padre Pío fue el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia y si bien San Francisco Asís los había tenido, cabe recordar que no fue sacerdote.

Los estigmas estuvieron visibles durante 50 años y  se trataba de heridas profundas en el centro de las manos, de los pies y el costado izquierdo.

Fue examinado por el Dr. Luigi Romanelli quien dijo ““los estigmas del Padre Pío tenían un origen que los conocimientos científicos estaban muy lejos de explicar. La razón de su existencia está mas allá de la ciencia humana”.

A poco de morir, los estigmas cicatrizaron y al quitarle los guantes casi no le quedaban marcas de estos.

El padre Pío falleció a los 81 años el 23 de septiembre de 1968. Fue canonizado por el papa San Juan Pablo II el 16 de junio de 2002.

Su Festividad.

La fiesta de San Pío de Pietrelcina se celebra cada 23 de septiembre.

Coronilla al Sagrado Corazón de Jesús que rezaba el Padre Pío.

Esta oración era rezada por el santo, por quienes se enconmendaban a sus oraciones.

1.- ¡Oh Jesús mío! Tú que dijiste “En verdad os digo: pedid y obtendréis, buscad y encontraréis, golpead y se os abrirá”, he aquí que yo golpeo, yo busco, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

2.- ¡Oh Jesús mío!Tú que dijiste “En verdad os digo: cualquier cosa que pidáis a Mi Padre, en Mi Nombre, Él  os lo concederá”, he aquí que a Tu Padre, en Tu Nombre, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

3.- ¡Oh Jesús mío! Tú que dijiste “En verdad os digo: pasarán el cielo y la tierra pero mis palabras no morirán“, he aquí que apoyado en la infabilidad de Tus santas palabras, yo pido la gracia de …..
Rezar un PadreNuestro, un AveMaría y un Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y espero.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, a quien es imposible no tener compasión de los infelices, ten piedad de nosotros miserables pecadores y concédenos las gracia que te pedimos por medio del Inmaculado Corazón de María, tuya y nuestra tierna Madre.
San José, padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros.
Finalizar con el Rezo de la Salve.

Categorías
Santos

San Ambrosio de Milán

Obispo y Doctor de la Iglesia.

San Ambrosio de Milán fue un gran obispo de la Iglesia, que se destacó por la gran elocuencia en sus sermones, a tal punto que su prédica posibilito la conversión de San Agustín.

El gran obispo de Milán tenía una hermana que era mayor que él y que también fue canonizada: Santa Marcelina.

Un gran teólogo.

Ambrosio tenía un gran dominio del griego y se dedicó a estudiar profundamente el Antiguo Testamento.

El santo se dedicó a refutar a los arrianos y además compuso cantos y los enseñaba al pueblo.

También escribió bellos libros donde explicaba la Biblia y enseñó métodos prácticos para progresar en la santidad.

San Ambrosio puso los cimientos de la himnología cristiana.

Un obispo lleno de caridad.

El obispo Ambrosio tenía un estilo de vida ascético, que lo llevó a repartir su dinero a los pobres, lo que contribuyó para que tuviera una gran popularidad.

Donó toda su tierra, solamente reservó lo necesario para asistir a su hermana Marcellina que eras monja.

Su Festividad.

La Iglesia Católica conmemora a San Ambrosio, cada 7 de diciembre, fecha en que fue consagrado como obispo.

San Ambrosio falleció a los 57 años, el 4 de abril de 397, que ese año fue un viernes santo.

Fragmento de un Sermón de San Ambrosio.

¿Quién hay de vosotros que, teniendo cien ovejas y habiendo perdido una de ellas, no deje las noventa y nueve en la dehesa, y no vaya en busca de la que se perdió, hasta encontrarla? (Lc 15, 4).

Un poco más arriba has aprendido cómo es necesario desterrar la negligencia, evitar la arrogancia, y también a adquirir la devoción y a no entregarte a los quehaceres de este mundo, ni anteponer los bienes caducos a los que no tienen fin; pero, puesto que la fragilidad humana no puede conservarse en línea recta en medio de un mundo tan corrompido, ese buen médico te ha proporcionado los remedios, aun contra el error, y ese juez misericordioso te ha ofrecido la esperanza del perdón.

Y así, no sin razón, San Lucas ha narrado por orden tres parábolas: la de la oveja perdida y luego hallada, la de la dracma que se había extraviado y fue encontrada, y la del hijo que había muerto y volvió a la vida; y todo esto para que, aleccionados con este triple remedio, podamos curar nuestras heridas, pues una cuerda de tres hilos no es fácil de romper (Qoh 4, 12).

¿Quién es este padre, ese pastor y esa mujer? ¿Acaso no representan a Dios Padre, a Cristo y a la Iglesia?

Cristo te lleva sobre sus hombros, te busca la Iglesia y te recibe el Padre.

Uno porque es Pastor, no cesa de llevarte; la otra, como Madre, sin cesar te busca, y entonces el Padre vuelve a vestirte.

El primero, por obra de su misericordia; la segunda, cuidándote; y el tercero, reconciliándote con Él.

A cada uno de ellos le cuadra perfectamente una de esas cualidades: el Redentor viene a salvar, la Iglesia asiste y el Padre reconcilia.

En todo actuar divino está presente la misma misericordia, aunque la gracia varía según nuestros méritos.

El pastor llama a la oveja cansada, se encuentra la dracma que se había perdido, y el hijo, por sus propios pasos, vuelve al padre y lo hace plenamente arrepentido del error que lo acusa sin cesar.

Y por eso, con toda justicia, se ha escrito: Tú, Señor, salvarás a los hombres y a los animales (Sal 35, 7). ¿Y quiénes son estos animales?

El profeta dijo que la simiente de Israel era una simiente de hombre y la de Judá una simiente de animales (cfr. Jer 31, 27).

Por eso Israel es salvada como un hombre y Judá recogida como una oveja.

Por lo que a mí se refiere, prefiero ser hijo antes que oveja, pues aunque ésta es solícitamente buscada por el pastor, el hijo recibe el homenaje de su padre.

Regocijémonos, pues, ya que aquella oveja que había perecido en Adán fue salvada por Cristo.

Los hombros de Cristo son los brazos de la Cruz. En ella deposité mis pecados, y sobre la nobleza de este patíbulo he descansado.

Esta oveja es una en cuanto al género, pero no en cuanto a la especie: pues todos nosotros formamos un solo cuerpo (1Cor 10, 17), aunque somos muchos miembros, y por eso está escrito: vosotros sois el Cuerpo de Cristo, y miembros de sus miembros (1Cor 12, 27).

Pues el Hijo del hombre vino a salvar lo que había perecido (Lc 19, 10), es decir, a todos, puesto que lo mismo que en Adán todos murieron, asÍ en Cristo todos serán vivificados (1Cor 15, 22).

Se trata, pues, de un rico pastor de cuyos dominios nosotros no formamos más que una centésima parte.

Él tiene innumerables rebaños de ángeles, arcángeles, dominaciones, potestades, tronos (cfr. Col 1, 16) y otros más a los que ha dejado en el monte, quienes—por ser racionales—no sin motivo se alegran de la redención de los hombres.

Además, el que cada uno considere que su conversión proporcionará una gran alegría a los coros de los ángeles, que unas veces tienen el deber de ejercer su patrocinio y otras el de apartar del pecado, es ciertamente de gran provecho para adelantar en el bien. Esfuérzate, pues, en ser una alegría para esos ángeles a los que llenas de gozo por medio de tu conversión.

No sin razón se alegra también aquella mujer que encontró la dracma (cfr. Lc 15, 8-10). Y esta dracma, que lleva impresa la figura del príncipe, no es algo que tenga poco valor.

Por eso, toda la riqueza de la Iglesia consiste en poseer la imagen del Rey.

Nosotros somos sus ovejas; oremos, pues, para que se digne colocarnos sobre el agua que vivifica (cfr. Sal 22, 2).

He dicho que somos ovejas: pidamos, por tanto, el pasto; y, ya que somos hijos, corramos hacia el Padre.

No temamos haber despilfarrado el patrimonio de la dignidad espiritual en placeres terrenales (cfr. Lc 15, 11-32).

El Padre vuelve a dar al hijo el tesoro que antes poseía, el tesoro de la fe, que nunca disminuye; pues, aunque lo hubiese dado todo, el que no perdió lo que había recibido, lo tiene todo.

Y no temas que no te vaya a recibir, porque Dios no se alegra de la perdición de los vivos (Sab 1, 13).

En verdad, saldrá corriendo a tu encuentro y se arrojará a tu cuello—pues el Señor es quien levanta los corazones (Sal 145, 8)—, te dará un beso, que es la señal de la ternura y del amor, y mandará que te pongan el vestido, el anillo y las sandalias.

Tú todavía temes por la afrenta que le has causado, pero El te devuelve tu dignidad perdida; tú tienes miedo al castigo, y Él, sin embargo, te besa; tú temes, en fin, el reproche, pero Él te agasaja con un banquete.

(Tratado sobre el Evangelio de San Lucas, VII, 207-212) /Lc/15/01-32)

Discusión entre San Ambrosio y San Agustín

Categorías
Santos

San Agustín Doctor de la Iglesia

Patrono de los que buscan a Dios.

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Es una conocida expresión del Santo de Hipona.

San Agustín es el máximo exponente de la Patrística, que dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y teología.

Un jóven que no podía dominar sus pasiones.

El jóven Agustín estudió letras y era un genio de la retórica, que gustaba de recibir halagos y se dejaba llevar por sus impulsos, lo que lo llevó a cometer varios pecados contra la castidad.

A la vez, era un buscador incansable de la verdad, que lo llevó a dedicarse al estudio de la filosofía.

En el año 383 viajó hacia Roma, donde fue nombrado magíster en retórica.

Luego concurriò a Milan donde mantenìa intensos debates con el obispo San Ambrosio de Milán.

La Conversión.

Estando en Miñán comenzó a asistir a la catequesis que del obispo San Ambrosio.

Esto desató una gran lucha interior en Agustín, que culminó con su conversión.

Su conversión se produjo en 386, la cual se consolidó cuando recibiò el bautismo el 24 de abril del año 387, que es la fecha donde la familia agustiniana celebra la conversión de San Agustín.

San Agustín Obispo

San Agustín fue consagrado obispo en 395 y a partí de allí comenzó una actividad pastoral intensa.

Luego de ser consagrado obispo, se instaló en la casa episcopal de Hipona, que la transformó en un hogar de clérigos.

Desde la cátedra defendió intensamente la doctrina cristiana y luchó contra las herejìas.

San Agustín escribió una enorme cantidad de obras, entre las cuales se destacan las autobiográficas Confesiones y la Ciudad de Dios.

Su fiesta.

La festividad de San Agustín se celebra cada 28 de agosto, en coincidencia con la de su fallecimiento que fue el 28 de agosto de 430. El santo falleció a los 75 años.

LA INVOCACIÓN AL SEÑOR DE SAN AGUSTÍN.

Grande eres, Señor, y muy digno de alabanza1; grande tu poder, y tu sabiduría no tiene medida2. ¿Y pretende alabarte el hombre, pequeña parte de tu creación, y precisamente el hombre, que, revestido de su mortalidad, lleva consigo el testimonio de su pecado y el testimonio de que resistes a los soberbios?3 Con todo, quiere alabarte el hombre, pequeña parte de tu creación. Tú mismo le excitas a ello, haciendo que se deleite en alabarte, porque nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.

Dame, Señor, a conocer y entender qué es primero, si invocarte o alabarte, o si es antes conocerte que invocarte. Mas ¿quién habrá que te invoque si antes no te conoce? Porque, no conociéndote, fácilmente podrá invocar una cosa por otra. ¿Acaso, más bien, no habrás de ser invocado para ser conocido? Pero ¿y cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán si no se les predica?4

Ciertamente, alabarán al Señor los que le buscan5, porque los que le buscan le hallan y los que le hallan le alabarán.

Que yo, Señor, te busque invocándote y te invoque creyendo en ti, pues me has sido predicado. Te invoca, Señor, mi fe, la fe que tú me diste e inspiraste por la humanidad de tu Hijo y el ministerio de tu mensajero. (CONFESIONES 1.1)

Categorías
Santos

San Ignacio de Loyola

Patrono de los ejercicios espirituales.

San Ignacio de Loyola es el gran maestro de los ejercicios epirituales y discernimiento del espíritu.

Sus enseñanzas las dejó plasmadas en su libro: “Ejercicios espirituales”.

Además, el santo de Loyola propagó la obediencia absoluta al Papa en orden religiosa que él fundó: La Compañía de Jesús.

El hombre de armas que se convierte.

Íñigo López de Loyola, tal cual era su nombre de nacimiento, integró las tropas de Oñaz, en el Pais Vasco y a los treinta años de edad cayó herido en la Batalla de Pamplona.

Durante su recuperación se dedicó a la lectura religiosa, que dieron como fruto el desarrollo de los Ejercicios espirituales.

Cuando estuvo en condiciones viajó a Tierra Santa y al regresar comenzó a predicar, basándose en sus ejercicios espirituales.

La Compañía de Jesús.

Junto a unos compañeros funda una orden religiosa, conocida como la Compañía de Jesús, que se pone a disposición del Papa.

Los miembros de la nueva orden fueron a Roma para enseñar los ejercicios espirituales pero alli recibió muchas acusaciones de personas muy importantes.

Por eso, San Ignacio se sometió a proceso y consiguó ser declarado inocente.

Su Festividad.

La fiesta se San Ignacio se celebra en coincidencia con el día de su partida a la Casa del Padre, el 31 de julio.

San Ignacio partió el 31 de julio de 1556. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV en 1622.

Oración de San Ignacio de Loyola: ALMA DE CRISTO.

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén.

 

Categorías
Santos

San Antonio de Padua

El predicador incansable.

San Antonio de Padua fue un santo franciscano contemporáneo a San Francisco de Asís, que nació en Portugal.

Por sus grandes cualidades como predicador el Papa Gregorio IX, lo llamó: Arca del Testamento y además, recibió una carta del gran San Francisco de Asís donde le encargó que predique y les enseñe teología a los frailes.

Sus sermones convocantes.

A San Antonio lo seguía mucha gentes, que asistía para escuchar sus sermones y además quería tocar su hábito.

Por eso tenía que estar acompañado por un grupo de hombres,  que lo protegía cuando iba a predicar.

San Antonio y los animales.

Una vez, cuando San Antonio fue a predicar a un pueblo cercano a  de Padua, se encontró con que la gente del lugar de burlaba de él.

Entonces se acercó al río y comenzó a predicar a los peces, hablándoles de todos los bienes que Dios les había concedido: cómo los había creado, cómo les había dado la pureza de las aguas, cuánta libertad les había dado y cómo los alimentaba sin que tuvieran que trabajar.
Los peces comenzaron a acercarse y amontonarse cerca del santo sacando fuera sus cabezas, abriendo sus bocas, y mirando al Santo. Ninguno se movió hasta que San Antonio finalizó su prédica.

Después de recibir la bendición, los peces se fueron dando grandes saltos sobre el el agua.

En otra oportunidad, San Antonio discutió con un hombre que negaba que Jesucristo estaba en le Eucaristía.

Entonces pusieron a ayunar a una mula tres días. Al finalizar el ayuno, la mula fue llevada al templo, donde había heno para que se alimentara.

Pero la mula se dirigió adonde estaba el Santo, junto al Santísimo y se inclinó, quedando impresionados todos los presentes con lo sucedido.

La visita del Niño Jesús.

A pocas semanas de partir hacia la Casa del Padre, estando San Antonio orando y meditando en una cabaña, se le aparece el Niño Jesús.

El Niño lucía sonriente y luminoso y San Antonio lo tomó entre sus brazos.

Su Festividad.

San Antonio de Padua falleció el 13 de junio de 1231 a los treinta y cinco años, fecha en que se celebra su festividad.

ORACIÓN A SAN ANTONIO DE PADUA.

Venerado San Antonio que tuviste la dicha de recibir la visita del Divino Niño Jesús quien dejó que lo tomaras entre tus brazos.

Por ese especial don y por la alegría de tu beatifica visión, que ahora le tienes, te ruego, te suplico y te imploro, amdo San Antonio, que me ayudes en mis aflicciones, problemas y ansiedades.

Dejame entrar a tu corazón, porque deseo que intercedas por mí, para escucharme y responderme.

Aboga ante el Señor por mis deseos y necesidades.

Te doy gracias, mi querido Santo.

Amén.

Medalla de San Antonio de Padua

Categorías
Santos

San Juan Bautista de La Salle

El patrono de los educadores.

San Juan Bautista de La Salle fue el gran santo que dedicó su vida a la formación de maestros para niños pobres.

El comienzo de su comunidad educativa.

San Juan Bautista se ordenó sacerdote a los 27 años y tuvo una gran vocación par ayudar a los pobres.

Por es junto a unos maestros, inicia una vida en comunidad en una casa alquilada.

De esta manera se sentaron las bases, de lo que luego fue la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, que terminará siendo más conocida como la congregación de los Hermanos de La Salle.

Sus reformas en la educación.

Entre los principales aportes a la enseñanza, se puede destacar:

  1. Ordenamiento de los alumnos por grupos de nivel.
  2. Un horario determinado para las clases.
  3. Enseñanza en lengua de los alumnos en lugar del latín.
  4. Apertura de la primera Escuela de formación para maestros.
  5. Desarrollo de una Teología de la Educación.
  6. Precursor de la actual escuela Secundaria.

Su partida a la Casa del Padre

Se produjo el 7 de abril de 1719, fecha en que actualmente se celebra su festividad. Sus últimas palabras fueron:  “Adoro en todo la voluntad de Dios para conmigo”.

Fue canonizado por el Papa León XIII, el 24 de mayo de 1900 y fue nombrado patrono de los educadores el 15 de mayo de 1950, por el papa Pío XII.

ORACIÓN A SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

Amado Padre San Juan Bautista de Lasalle,
gran educador de los más pobres,
Ayúdame a trabajar con amor con los estudiantes,
concédeme seguir tu su ejemplo de vida, dedicado a los niños y a los jóvenes, siguiendo con fervor a Jesucristo, Nuestro Señor, Maestro de los maestros.

Amén.

LA TEOLOGIA DE LA EDUCACION EN SAN JUAN DE LA SALLE

Película sobre San Juan Bautista de La Salle

Categorías
Santos

San José de Calasanz

El Santo Patrono universal de las escuelas cristianas en el mundo.

San José de Calasanz fue quien fundó la primera escuela cristiana popular de Europa. En su época, a la educación accedían los integrantes de familias adineradas.

Por eso, San José de Calasanz es considerado  un pionero de una educación al alcance de todos.

También es considerado, por la Iglesia Católica, patrono de los maestros y los profesores, junto con San Juan Bautista de La Salle.

En Roma descubrió su misión.

San José se ordenó como sacerdote a los 25 años y al poco tiempo se trasladó a Roma, luego de repartir entre los pobres, lo que había heredado de sus padres.

En Roma, recorrió los barrios y descubrió que eran muchos los niños pobres que no iban a la escuela.

Por ello, decidió fundar a las Escuelas Pías, que se abrieron para todos los niños, pero especialmente para los más pobres. Y a esto el santo le dedicó el resto de su vida.

Su Festividad.

Se celebra cada 25 de agosto, día que se recuerda cuando partió a la casa del Padre a los 90 años. Fue en el año 1648.

Su oración.

San Jósé de Calasanz era muy devoto de la Virgen María y compuso la devoción de la CORONA DE LAS 12 ESTRELLAS, que se reza de esta manera:

Señal de la cruz

Oración

 Alabemos y demos gracias a la Santísima Trinidad, que nos mostró la Virgen María vestida de sol, con la luna bajo sus pies y en la cabeza una misteriosa corona de doce estrellas.

R. Por los siglos de los siglos.  Amén.

Alabemos y demos gracias a Dios Padre, que la eligió como hija:

R Amén. Padre nuestro…

Alabado sea Dios Padre, que la predestinó como madre de su divino Hijo:

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que la preservó de toda mancha en su concepción.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que la adornó con toda virtud en su nacimiento.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea Dios Padre, que le dio por compañero y esposo purísimo a San José.

R. Amén. Dios te salve, María…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Alabemos y demos gracia al Hijo de Dios,  que la eligió como madre.

R. Amén.  Padre nuestro….

Alabado sea el Hijo de Dios, que en su seno se encarnó y en él permaneció nueve meses.

R. Amén. Dios te salve…
Alabado sea el Hijo de Dios, que de ella nació y fue alimentado por ella en su niñez.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Hijo de Dios, que por ella quiso ser educado en su infancia.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Hijo de Dios, que le reveló los misterios de la redención del mundo.

R. Amén.  Dios te salve…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Alabemos y demos gracias al Espíritu Santo, que la eligió como esposa.

R. Amén. Padre nuestro…

Alabado sea el Espíritu Santo, que a ella reveló por vez primera su nombre de Espíritu Santo.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el  Espíritu Santo, por quien fue a un tiempo Virgen y Madre.

R. Amén. Dios te salve…

Alabado sea el Espíritu Santo, que la hizo Templo vivo de la Santa Trinidad.

R. Amén.  Dios te salve…

Alabado sea el Espíritu Santo, que la exaltó en el cielo sobre todas las criaturas.

R. Amén. Dios te salve…
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Por la Santa Iglesia de Dios, para que el Señor la haga crecer y la proteja, por la unidad de los cristianos, por la salvación del mundo entero,  digamos todos:

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia

vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,

a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,

vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro, muestranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

para que seamos dignos de alcanzar

las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amen

Padre Nuestro

A tu amparo

San José de Calasanz,
R: Ruega por nosotros

Más sobre San José de Calasanz