Categorías
Santas

Santa Marta

Santa Patrona de las cocineras y las amas de casa.

Santa Marta de Betania fue una discípula de Jesús, hermana de María y de Lázaro, protagonista de importantes momentos del evangelio.

Marta y María

Evangelio según San Lucas: “38 Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.

39 Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.

40 Marta, que muy estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude».

41 Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,

42 y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

La resurrección de Lázaro.

Evangelio según San Juan: “1 Había un hombre enfermo, Lázaro de Betania, del pueblo de María y de su hermana Marta.

2 María era la misma que derramó perfume sobre el Señor y le secó los pies con sus cabellos. Su hermano Lázaro era el que estaba enfermo.

3 Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, el que tú amas, está enfermo».

4 Al oír esto, Jesús dijo: «Esta enfermedad no es mortal; es para gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella».

5 Jesús quería mucho a Marta, a su hermana y a Lázaro.

6 Sin embargo, cuando oyó que este se encontraba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.

7 Después dijo a sus discípulos: «Volvamos a Judea».

8 Los discípulos le dijeron: «Maestro, hace poco los judíos querían apedrearte, ¿quieres volver allá?».

9 Jesús les respondió: «¿Acaso no son doce la horas del día? El que camina de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo;

10 en cambio, el que camina de noche tropieza, porque la luz no está en él».

11 Después agregó: «Nuestro amigo Lázaro duerme, pero yo voy a despertarlo».

12 Sus discípulos le dijeron: «Señor, si duerme, se curará».

13 Ellos pensaban que hablaba del sueño, pero Jesús se refería a la muerte.

14 Entonces les dijo abiertamente: «Lázaro ha muerto,

15 y me alegro por ustedes de no haber estado allí, a fin de que crean. Vayamos a verlo».

16 Tomás, llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: «Vayamos también nosotros a morir con él».

17 Cuando Jesús llegó, se encontró con que Lázaro estaba sepultado desde hacía cuatro Días.

18 Betania distaba de Jerusalén sólo unos tres kilómetros.

19 Muchos judíos habían ido a consolar a Marta y a María, por la muerte de su hermano.

20 Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro, mientras María permanecía en la casa.

21 Marta dio a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

22 Pero yo sé que aun ahora, Dios te concederá todo lo que le pidas».

23 Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará».

24 Marta le respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día».

25 Jesús le dijo: «Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá:

26 y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?».

27 Ella le respondió: «Sí, Señor, creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo».

28 Después fue a llamar a María, su hermana, y le dijo en voz baja: «El Maestro está aquí y te llama».

29 Al oír esto, ella se levantó rápidamente y fue a su encuentro.

30 Jesús no había llegado todavía al pueblo, sino que estaba en el mismo sitio donde Marta lo había encontrado.

31 Los Judíos que estaban en la casa consolando a María, al ver que esta se levantaba de repente y salía, la siguieron, pensando que iba al sepulcro para llorar allí.

32 María llegó adonde estaba Jesús y, al verlo, se postró a sus pies y le dijo: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto».

33 Jesús, al verla llorar a ella, y también a los judíos que la acompañaban, conmovido y turbado,

34 preguntó: «¿Dónde lo pusieron?». Le respondieron: «Ven, Señor, y lo verás».

35 Y Jesús lloró.

36 Los judíos dijeron: «¡Cómo lo amaba!».

37 Pero algunos decían: «Este que abrió los ojos del ciego de nacimiento, ¿no podría impedir que Lázaro muriera?».

38 Jesús, conmoviéndose nuevamente, llegó al sepulcro, que era una cueva con una piedra encima,

39 y le dijo: «Quiten la piedra». Marta, la hermana del difunto, le respondió: «Señor, huele mal; ya hace cuatro días que está muerto».

40 Jesús le dijo: «¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?».

41 Entonces quitaron la piedra, y Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo: «Padre, te doy gracias porque me oíste.

42 Yo sé que siempre me oyes, pero le he dicho por esta gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado».

43 Después de decir esto, gritó con voz fuerte: «¡Lázaro, ven afuera!».

44 El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: «Desátenlo para que pueda caminar».

45 Al ver lo que hizo Jesús, muchos de los judíos que habían ido a casa de María creyeron en él”.

Festividad

Cada 29 de julio.

ORACIÓN A SANTA MARTA.

¡Gloriosa Santa Marta! Tu que tuviste el honor y la alegría de hospedar a Jesús en el seno de tu familia tantas veces, de prestarle personalmente tus servicios domésticos, y que juntamente con tus santos hermanos Lázaro y María, gozaste de su divina conversación y doctrina, ruega por mí y por mi familia, para que en ella se conserve la paz y el mutuo amor, para que todos sus miembros vivan en la observancia de la Ley de Dios, y para que sólo Dios, y no el mundo ni el pecado, reine en nuestro hogar.

Libra a mi familia de toda desgracia espiritual y temporal, ayúdame en el cuidado de mis hijos y subordinados, y concédeme la dicha de verlos unidos bajo la mirada paternal de Dios en la tierra, para volver a verles reunidos en las moradas del cielo.

Amén

 

Categorías
Santas

Santa Escolástica

La santa patrona de la monjas.

Santa Escolástica fue una monja benedictina, que vivió entre los siglos V y VI y fue hermana gemela de San Benito.

La santa fundó la rama femenina de los benedictinos.

Los encuentros con su hermano.

Santa Escolástica se encontraba una vez al año con su hermano San Benito.

En esos encuentros compartían la oración y diálogos espirituales.

Según San Gregorio, en el último encuentro, la santa presintió que no volvería ver a su hermano, por eso le pidió que partiera al día siguiente.

Pero San Benito se negó porque no quería romper las reglas del montasterio.

Entonces la santa le rogó a Dios que la ayudara y de inmediato se desató una fuerte tormenta, que le impidió irse a San Benito.

Su Fiesta.

Se celebra cada 10 de febrero.

ORACIÓN A SANTA ESCOLÁSTICA.

Amada Santa Escolástica, que Dios elevó tu alma como una paloma en vuelo.

Me encomiendo a tu santa intercersión, para que me obtengas por tus méritos y tus oraciones, que pueda vivir en la inocencia para lograr las alegrías eternas. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria

Categorías
Santas

Santa Gertrudis la Grande

Patrona de las personas místicas.

Santa Gertrudis la Grande o Santa Gertrudis Magna, fue una monja benedictina que vivió entre los siglos XIII Y XIV, en Alemania.

Es la patrona de las personas místicas por se la primera, de quien se tiene referencias de tener videncias y trato con Dios.

Además, esta santa fue la primera en difundir la devoción al Sagrado Corazón y el culto a San José.

Santa Gertrudis era sobrina de Santa Matilde.

La visión que cambió su vida.

La vida monacal de Santa Gertrudis no tenía nada de extraordinario, hasta que el 27 de enero de 1281, tuvo una experiencia mística, que transformó su vida.

La santa tuvo la oportunidad de ver a Jesucristo adolescente, que le dijo: “No temas, te salvaré, te libraré… Vuélvete a mí y yo te embriagaré con el torrente de mi divino regalo”.​

A partir de esta, que fue su primera experiencia mística, tomó la decisión de dejar sus estudios profanos y de literatura.

A partir de allí se dedicó a los estudios teológicos y tuvo otras experiencias místicas.

La transmisora de las revelaciones.

Santa Gertrudis tuvo otro encuentro con Jesús, que le dijo: “Gertrudis, tú serás mi heraldo”.

Por lo tanto, la santa se dedicó a escribir los mensajes que recibía en las revelaciones, en cinco libros.

La obra fue titulada por Santa Gertrudis “Heraldo de la amorosa bondad de Dios”.

Santa Gertrudis Magna falleció a los 45 años de edad.

Su Fiesta.

La festividad de Santa Gertrudis se celebra cada 16 de noviembre.

Oración enseñada por Jesús a Santa Gertrudis por las almas del purgatorio.

(Con esta oración se podría liberar 1000 almas del purgatorio cada vez que la santa la rezara).

Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las Misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio por todos los pecadores del mundo. Por los pecadores en la Iglesia universal, por aquellos en propia casa y dentro de mi familia. Amén.

Categorías
Santas

Santa Marcelina

Una vida de virginidad perpetua.

Santa Marcelina es una monja que vivió en el siglo IV d.C., y fue la hermana mayor de San Ambrosio de Milán.

La santa vivió una virginidad consagrada, un gran ascetismo y ayunada diariamente.

Los consejos de su hermano Ambrosio.

San Ambrosio la exhortaba a que moderase sus penitencias y en su lugar, aumentara el tiempo de oración. Especialmente los Salmos, la Oración del Señor y el Credo, al que llamó sello del cristiano y guardián del corazón.

Su festividad.

La fiesta de Santa Marcelina de Milán, se celebra cada 17 de julio. Algunas biografías indican que falleció en el año 397.

ORACIÓN A SANTA MARCELINA.

Admirable Santa Marcelina, como te llamaba San Ambrosio, ejemplo de rectitud, vida consagrada y de virginidad perpetua.

A ti acudo para implorar su santa intercesión,  para que el Señor me conceda cultivar en mi vida tus virtudes.

Ruega amada santa, llena de bondad, por los hogares cristianos, para que en cada uno de ellos, florezcan las virtudes y la oración sincera y cotidiana al Señor.

Amén.

Categorías
Santas

Santa Margarita María Alacoque

La vidente del Sagrado Corazón de Jesús.

Margarita María Alacoque fue una monja francesa del Siglo XVII, que recibió las revelaciones del Sagarado Corazón de Jesús.

Además, cada primeros viernes recibía la reproducción de la llaga del costado.

El ingreso al convento.

Margarita ingresó al convento de la Orden de la Visitación de Santa María en 1671.

Sor Margarita María acostumbraba realizar visitas de adoración al Santísimo Sacramento y en una de ellas, tuvo la primera visión de Nuestro Señor Jesucristo, cada primer viernes de mes.

En 1675, Jesús se le reveló a la santa con su corazón abierto diciendo: “He aquí el corazón que ha amado tanto a los hombres, que no se ha ahorrado nada, hasta extinguirse y consumarse para demostrarles su amor. Y en reconocimiento no recibo de la mayoría sino ingratitud.”

Una gran devota del Santísimo Sacramento.

Santa Margarita María dedicaba muchas horas a visitar el Santísimo Sacramento, lo que le ocasionó se acusada de tener demasiada devoción mística.

Por lo tanto, las visiones le ocasionaron a la santa, la incomprensión de sus superiores.

De la incomprensión a la difusión de la devoción.

Santa Margarita María sufrió rechazo, incomprensión y también enfermedades, pero encontró en el Padre San Claudio de la Colombiere, la contención que necesitaba.

El sacerdote habló con la superiora de la religiosa y entonces se le encomendó que escribiera lo que Dios le había revelado.

Santa Margarita falleció a los 43 años con 18 años de profesión religiosa el 17 de octubre de 1690.

La festividad.

La fiesta de Santa Margarita María de Alacoque se celebra cada 16 de octubre.

ORACIÓN A SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE.

¡Oh Querida Santa Margarita María! vidente del Corazón Divino de Jesús, te ruego que me ayudes a acercarme a Jesús,

para convertirme en una persona devota del Sagrado Corazón, consígueme que se realicen conmigo las promesas que en beneficio de su gloria, te hizo ochenta y siete veces Nuestro Divino Señor.

Amada santa, enséñame cómo conocerlo porque quiero compartir contigo el apostolado del Sagrado Corazón de Jesús.

Amén.

Imagen del Sagrado Corazón de Jesús

Categorías
Santas

Santa Catalina de Siena

Doctora de la Iglesia.

Catalina Benincasa fue una humilde mujer hija de artesanos, que además era analfabeta pero que llegó a ser Doctora de la Iglesia.

Santa Catalina de Siena fue una terciara dominica que asumió un fuerte compromiso de salvar almas.

El ingreso a la Orden Dominica.

Catalina tomó el hábito como terciaria de los dominicos, cuando sólo tenía 18 años y pasaba sus días haciendo ayuno y oración.

Santa Catalina sólo se alimentaba de la Sagrada Eucaristía.

El matrimonio místico.

Su testimonio público.

Luego de tener algunas visiones, Catalina asumió el compromiso de abogar por la paz en Italia y ponerse al servicio de los enfermos.

También recibió los estigmas invisibles, es decir, que sentía el dolor pero las llagas no se podían ver.

La defensora de los Papas.

En aquel tiempo, los papas residían el Avignon, Francia. Santa Catalina fue hasta allí para hablar con Gregorio XI y pedirle que cumpla la promesa hecha a Dios.

La santa sabía de la promesa de regresar a Roma, que había hecho en privado Gregorio XI.

Otra intervención de Santa Catalina, fue con motivo del desconocimiento de algunos cardenales, de la autoridad del Papa Urbano VI.

Esos cardenales pretendían designar a Clemente VII pero Catalina les envió cartas pidiéndoles que reconozcan la autoridad del Papa.

La festividad.

La fiesta de Santa Catalina de Siena se celebra el 29 de abril, la misma fecha en que falleció a loa 33 años.

Fue canonizada en 1461 por el Papa Pío II.

ORACIÓN A SANTA CATALINA DE SIENA.

¡Oh Virtuosa Santa Catalina de Siena! Santa mediadora y conciliadora,

y leal a la autoridad del Papa.

Te ruego que en el cielo intercedas por mí,

para que pueda desarrollar abundantes virtudes evangélicas

y un gran espíritu de servicio al prójimo.

Amén.

Más sobre Santa Catalina de Siena.

Categorías
Santas

Santa Faustina Kowalska

Servidora de la Divina Misericordia.

Su nombre era Helena Kowalska pero al ingresar el convento adoptó el nombre de María Faustina del Santísimo Sacramento.

Faustina ingresó en 1925 a la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericorcia, despues de muchos llamados de Jesús.

Escribió sobre sus experiencias místicas en un diario espiritual, a pedido de su confesor.

Las apariciones de Jesús.

En 1931 comenzaron las apariciones de Jesús. El Señor le pidió a Santa Faustina le pidió que pintara un cuadro con la imagen suya.

Además, la imagen debía tener la leyenda “Jesús, en vos confío” y la imagen debía ser solemnemente bendecida el primer domingo después de Pascua.

La Devoción de la Divina Misericordia.

En su diario describió la Devoción a la Divina Misericordia, que surge de las conversaciones que la santa mantenía con Jesús.

A la misericordia se obtiene con confianza en Jesús, ya que esa es su principal prerrogativa, por ser la última tabla de salvación.

La Fiesta de la Misericordia.

Esta fiesta se celebra el domingo siguiente al de Pascua y fue instituida por San Juan Pablo II.

Jesús prometió a Santa Faustina que el perdón total de los pecados que  y penas a quien ese día se confiese y comulgue.

La Coronilla a la Divina Misericordia.

Santa Faustina escribió en su diario que Jesús le dijo que derramará un enorme caudal de gracias sobre las almas que recen la coronilla.

El Señor le dijo a Santa Faustina, que esta oración es para aplcar su ira.

Se debe rezar durante 9 días, con un rosario común.

Además, Jesús le dijo a la santa: “A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en vida y especialmente a la hora de la muerte”.

La coronilla se reza de esta forma:

La Coronilla a la Divina Misericordia se reza con un rosario común.   Se comienza haciendo la señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Oración al principio (opcional): “Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y derrámate sobre nosotros”.
“Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío”.
En las cuentas grandes del Padre Nuestro antes de cada decena: “Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero” .
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena: “Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.
Después de las cinco decenas, repita tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.
Oración final (opcional): “Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentamos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Misma”.

Finalizar repitiendo tres veces: “Jesús en Vos Confío”.

La Hora de la Misericordia.

Jesús también le enseñó esta devoción a Faustina, donde lo ne indicó la realización de propone una oración concreta para las 3 de la tarde.

Se puede rezar el Via Crucis, hacer una visita al Santísimo Sacramento, y si el tiempo no lo permite debido a las obligaciones, por lo menos, durante un breve momento, allí donde estemos, hay que tratar de unirse al Señor en el momento de la agonía en la Cruz.

Lo que se debe hacer es meditar el misterio de la Pasión de Cristo.

Se pueden rezar estas oraciones breves a las tres de la tarde:

1.- “Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío”.

2.- ” Expiraste Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta tu última gota de sangre”.

Requisitos que se deben cumplir en esta devoción:

1.- Debe tener lugar a las tres de la tarde (cuando el reloj marca la hora exacta).

2.- Debe dirigirse directamente a Jesús.

3.- En nuestras súplicas y peticiones, hay que referirse a los méritos y al valor de su dolorosa Pasión.

Jaculatoria.

Jesús le pidió a Faustina que escribiera en su diario esta jaculatoria y le pidió que la rezara con frecuencia:

“Oh Sangre y Agua, que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, yo confío en Vos”.

Los últimos días de la santa.

Santa Faustina padeció muchos dolores en los últimos años de su vida. Falleció a los 33 años el 5 de octubre de 1938, fecha en que se celebra su festividad.

Fue canonizada por San Juan Pablo II, el 30 de abril del año 2000.

ORACIÓN A SANTA FAUSTINA

¡Oh Santa Faustina! Me encomiento a tu santa interseción

ayúdame a entregarme confiadamente a la Divina Miserircordia,

y también a difundir esta devoción,

para la conversión de los pecadores.

Amén

Diario de Santa María Faustina

Categorías
Santas

Santa Rosa de Lima

La primera Santa de América.

Se llamaba Isabel pero una india que servía en su familia, la llamaba Rosa por su gran belleza.

En agosto de 1606 ingresó como terciaria a la orden de Santo Domingo y allí aceptó que la llamaran Rosa de Santa María.

A partir de allí llevó una vida sencilla. Se dedicó a la oración, ir a la Iglesia e ir a atender a enfermos y esclavos.

El Desposorio Místico

El Domingo de Ramos de 1617 mientras Rosa estaba rezando frente a la Virgen del Rosario, le habló el Niño Jesús y le dijo: “Rosa de mi Corazón, yo te quiero por esposa” y Santa Rosa le respondió: “Señor, aquí tienes a tu inútil esclava; tuya soy y tuya seré para siempre”.

Su fallecimiento y su festividad

Santa Rosa de Lima falleció de tuberculosis en el mismo año, en que se produjo su desposorio místico, el 24 de agosto de 1617, solamente tenía 31 años.

Su canonización fue dispuesta por el Papa Clemente X, en el año 1671.

Santa Rosa de Lima es la Patrona del Perú, de América y las Filipinas.

Su festividad universal se celebra el 23 de agosto pero en Perú se celebra el 30 de agosto.

ORACIÓN A SANTA ROSA DE LIMA

Bendita Santa Rosa de Lima, que amaste con todo tu corazón a Cristo.

Te ruego que intercedas por mí, para conseguirme los favores del Señor,

para ser una persona virtuosa, orante y servicial.

Me encomiendo a tu santa protección

y espero gozar de tu compañía en esta vida y en la vida celestial.

Amén

Santa Rosa de Lima Fundas de cojín

Categorías
Santas

Santa Elena

La antorcha resplandeciente

El nombre Elena significa “antorcha resplandeciente” y fue la santa que pudo encontrar la Santa Cruz de Cristo en Jerusalén.

Elena de Constantinopla, fue una mujer piadosa que tuvo particular interés en hallar las reliquias de Cristo.

Además, fue la madre del emperador Constantino, quien puso fin a las persecuciones al cristianismo y le dio la libertad a todos los cristianos.

El viaje a Jerusalén

Santa Elena le pidió a su hijo Constantino, que le permitiera hacer un viaje a Jerusalén, para encontrar la Cruz de Cristo. El emperador autorizó el viaje.

Entonces Elena viajó a Jesuralén, con algunos obreros para hacer una excavación donde estaba el Monte Calvario,

Después de muchas excavaciones se logró hallar la Cruz donde murió el Señor.

Luego de encontrar la Cruz, Santa Elena marchó en procesión, junto con el obispo de Jerusalén,  llevando la cruz por las calles de la ciudad.

¿Donde se encuentran las reliquias en la actualidad?

Las reliquias de la Cruz donde Jesucristo fue crucificado, se encuentran en dos lugares:  un fragmento se conserva en la ciudad de Caravaca de la Cruz, en Murcia, España. Otro fragmento se encuentra en  Catedral del Niño Jesús, en la ciudad de Alepo, Siria.

También Santa Elena encontró la Escalera Santa, que se conserva frente de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma.

Por esa Escalera, Cristo subió al palacio para ser juzgado y derramó sobre ella gotas de sangre.

Festividad

La Iglesia Católica Apostólica Romana, celebra la fiesta de Santa Elena el 18 de agosto.

ORACIÓN A SANTA ELENA

¡Gloriosa Santa Elena! Por tu piedad ejemplar y por la perseverancia con que buscaste la Cruz de Cristo hasta encontrarla,

me encomiendo a tu santa intercesión, para que me consigas las gracias necesarias para llevar con paciencia y alegría los trabajos cotidianos,

que tu súplica me permita alcanzar los bienes del Cielo, para que pueda gozar junto a ti de la Gloria del Señor.

Amén

Medalla de Santa Elena

Categorías
Santas

Santa Águeda

Protectora de las mujeres con males en los senos.

Águeda de Catania es una santa del siglo III, que murió martirizada, al arrojarla sobre carbones al rojo vivo.

La santa le tocó vivir en un tiempo de persecuciones a los cristianos, no obstante consagró su virginidad a Jesucristo.

El proconsul de Sicilia Quitianus quiso enamorar a Águeda, pero ella se mantuvo firme, proclamando que ella consagró su virginidad a Jesucristo.

Los tormentos

El proconsul enfadado por el rechazo de Águeda decidió enviarla a un prostíbulo pero Águeda por milagro pudo conservar su virginidad.

Al enterarse de esto, el proconsul ordena que le corten los senos.

Luego tuvo una visión del Apóstol San Pedro quien curó de sus heridas.

Ante esto y continuando con su proclamación de su Fe cristiana, el procónsul ordenó su martirio.

Su fiesta se celebra cada 5 de febrero.

ORACIÓN A SANTA ÁGUEDA PARA TENER SALUD EN LOS SENOS

¡Oh Santa Águeda joven mártir de nuestra Iglesia,                               te invoco porque sé que eres una especial intercesora de las mujeres que padecen enfermedades en sus senos.

Te ruego que conserves la salud en los míos                                         y ayuda a aquellas mujeres que sufren alguna enfermedad en sus senos.

Que en ti encuentren consuelo espiritual, aquellas mujeres                  que luchan contra males en sus senos, como también te ruego les consigas la cura de esos males que la aquejan.

Gracias por escuchar mi súplica amada Santa Águeda,                      ruega para que también pueda merecer estar junto a ti en el Paraíso,   en la gloria alabando eternamente a Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén

Imagen de Santa Águeda Pintada a Mano